Top de autores

Martes 30 de septiembre 2014   BUSQUEDA
   
   
Mendoza Patiño Nicandro, Figueroa Hernández José Luis.
Medicamentos genéricos o nombres genéricos de los medicamentos
Rev Fac Med UNAM 2004; 47(4)  : 164-165

Fragmento
 

Todos los medicamentos son fármacos pero no todos los fármacos son medicamentos. Los medicamentos son sustancias químicas que se utilizan para la prevención, diagnóstico y tratamiento o control (curativo o paliativo) de las enfermedades, así como para alterar con un fin médico las funciones normales del organismo (como los inductores del parto, los anticonceptivos, los supresores de la producción láctea, los inductores de la ovulación).

Para referirse a los medicamentos verbalmente o por escrito se han acuñado varias modalidades, a saber:

1. Nombre químico, se refiere a la composición molecular del fármaco y debe seguir las reglas internacionales de la nomenclatura química. Sin embargo, un mismo producto puede tener varios nombres químicos, por lo que su uso resulta poco práctico y muy complicado, ya que además son nombres muy largos, difíciles de escribir, de retener, de recordar para las personas no versadas en la química.

2. Nombre genérico. Es aquel que se establece por organismos oficiales nacionales e internacionales; son de propiedad pública y no están protegidos por una patente. Cuando un nombre genérico se inscribe en la farmacopea de un país, pasa a ser nombre oficial. Por lo general es corto, por ello mismo es más fácil de retener y de recordar, y tiene la ventaja de que es utilizado en todo el mundo tanto y es de tal utilidad que en México, la Ley General de Salud establece que el médico, el único autorizado para recetar, debe de prescribir por nombre genérico, y si lo desea puede escribir otro nombre (el comercial) e incluso el laboratorio que lo fabrica, autorizando o no la sustitución de una marca comercial por otra. Otros profesionistas autorizados son veterinarios y odontólogos, en su área.

3. Nombre comercial, registrado o de patente (denominación distintiva). Consiste en la protección que se da oficialmente y certificada por el gobierno para explotar de modo industrial su invento. En este caso la composición de un medicamento
comercial, puede ser revelada de manera incompleta para protegerse del plagio. La patente es respetada por los países que tienen convenio para ello (Ley de patentes, con muchos países miembros, entre ellos México) y tiene una duración máxima de 20 años. Al concluir ese periodo los países (industria farmacéutica) que cuentan con la infraestructura y saben cómo hacerlo, tienen el derecho de producir el medicamento en cuestión, distribuirlo y venderlo, es decir comercializarlo en el país o en el extranjero, e ingresar así a la competencia económica.


Palabras clave: Medicamentos genéricos.
Este artículo ha sido visitado 17973 veces.
   
Julio-Agosto
Números anteriores

 
Indice

Lo más leído