Top de autores

Jueves 21 de agosto 2014   BUSQUEDA
   
   
del Valle Robles Ramiro, Pérez Pastenes Miguel A, de Anda  Salvador, Garnica  Rodrigo, Aguilar  Erika.
Radiocirugía psiquiátrica con Gamma knife
Salud Ment 2006; 29(1)  : 18-27

Resumen
 

Actualmente, la psicocirugía (neurocirugía psiquiátrica) es un tratamiento muy selectivo y de mínima invasión que se aplica sólo en algunos pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo, padecimientos esquizoafectivos, depresión mayor y ansiedad crónica, refractarios al tratamiento médico. Los avances recientes en tecnología, neuroanatomía y neurocirugía han permitido que la psicocirugía se considere una opción atractiva en el tratamiento de padecimientos psiquiátricos. Las tecnologías de cómputo permiten la planeación quirúrgica y la visualización necesarias para la cirugía guiada por imágenes.

Las imágenes por resonancia magnética (IRM) y tomografía por emisión de positrones (TEP) brindan información muy detallada de la estructura de los tejidos blandos del cerebro. Es posible visualizar alteraciones patológicas aun antes de que éstas puedan detectarse por cualquier otro medio. Los mapas estereotácticos resultantes de compilar esta información se utilizan para planear la operación y lograr la introducción en el cerebro de electrodos, cánulas y radiación ionizante con gran precisión.

También es posible obtener imágenes funcionales utilizando marcadores metabólicos especiales junto con la resonancia magnética y las técnicas computarizadas para el procesamiento matemático y la visualización de las imágenes. De este modo, la evaluación no invasiva de la función cerebral puede realizarse con precisión y sensibilidad extraordinarias.

La cirugía estereotáctica sin abrir el cráneo y sin sangrado (ni siquiera es necesario rasurar la cabeza del paciente) es posible gracias a una revolucionaria técnica denominada radiocirugía.

La destrucción del tejido nervioso o vascular dentro del cerebro se logra mediante la aplicación de rayos de radiación ionizante delgados y potentes, que provienen de diferentes ángulos alrededor de la cabeza del paciente y que convergen en un punto definido en tres dimensiones (estereotaxia) dentro del cerebro.

La radiación proviene de una fuente de cobalto radioactivo, el Gamma Knife, el cual fue desarrollado en la década de 1960 por el neurocirujano sueco Lars Leksell.

En nuestro país, en 1996 se empezó a usar la radiocirugía gamma para tratar a pacientes con trastornos psiquiátricos resistentes al tratamiento médico, gracias al trabajo multidisciplinario de psiquiatras, neuropsicólogos, neurólogos, neurocirujanos y físicos médicos.

De acuerdo con los lineamientos del protocolo de neurocirugía psiquiátrica de Médica Sur, en estricto apego a su Código de Etica y a los lineamientos de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardas, y las recomendaciones de la Sección de Neurorradiocirugía y Radioterapia Estereotáctica del Colegio Mexicano de Cirugía Neurológica, hasta la fecha se han realizado procedimientos de cingulotomía, capsulotomía anterior, tractotomía subcaudada y leucotomía límbica para tratar a pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo, depresión mayor, agresividad patológica y síndromes de Asperger y de Gilles de la Tourette.

Los pacientes se categorizan de acuerdo con la evaluación multiaxial del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV), y reciben el tratamiento en la unidad de radiocirugía Gamma knife. Lo anterior se realiza habitualmente con anestesia local y sedación superficial, sin ingresar a los pacientes al hospital, quienes regresan el mismo día del tratamiento a su lugar de procedencia. Presentamos aquí los resultados obtenidos en una serie de nueve pacientes con un seguimiento mínimo de seis meses y un máximo de siete años de acuerdo con las escalas habituales de evaluación para este tipo de problemas.


Palabras clave: Psicocirugía, radiocirugía, Gamma knife, estereotaxia.
Este artículo ha sido visitado 3127 veces.
   
Enero-Febrero
Números anteriores

 
Indice

Lo más leído