Top de autores

Martes 23 de septiembre 2014   BUSQUEDA
   
   
Sosa Sánchez Ricardo, Green Renner Dan.
Tumores del plexo braquial
Dol Clin Ter 2007; V(1)  : 5-10

Fragmento
 

La afección de los plexos cervical, braquial y lumbosacros puede originar dolor de difícil control en los individuos con cáncer. Usualmente el dolor surge por infiltración o compresión de estas estructuras por el tumor. En caso de tratamientos radioterápicos, la fibrosis posradiación puede ser un factor etiológico; en ocasiones el daño por tracción puede derivarse de la posición del paciente durante intervenciones quirúrgicas prolongadas. La plexopatía braquial es una complicación común en individuos con cáncer de pulmón y linfoma, aunque puede presentarse por metástasis al plexo braquial de tumores distantes. El dolor puede ser hasta de 85% en pacientes con daño al plexo braquial y puede preceder por tiempo prolongado a debilidad o pérdida sensorial.

Cuando el plexo braquial superior se daña por tumor, el dolor inicia generalmente en el hombro y se asocia a sensaciones eléctricas en el pulgar e índice; cuando se afecta el plexo inferior, el dolor empieza en el hombro y se irradia al codo, brazo y antebrazo medial hasta el cuarto y quinto dígitos. El daño al plexo braquial por radiación comúnmente produce menos dolor.

En 50% de los pacientes con tumor del surco pulmonar superior (tumor de Pancoast) puede haber extensión epidural. Es más probable que ocurra la afección epidural cuando se afecta el plexo superior e inferior y cuando hay síndrome de Horner, lo cual indica diseminación paraespinal del tumor. La tomografía computada, la resonancia magnética del plexo braquial y los espacios epidurales son los procedimientos de elección para definir el grado y extensión de la enfermedad.


Palabras clave: Cáncer, plexo braquial, síndrome de Horner, resonancia magnética.
Este artículo ha sido visitado 3617 veces.
   
Enero
Números anteriores

 
Indice

Lo más leído