Top de autores

Viernes 19 de diciembre 2014   BUSQUEDA
   
   
Saulo  Celeste.
Meteorología y Ciencias de la Atmósfera:
todo un mundo por delante
Qviva 2007; 6(Sup.Educ.)  :

Fragmento
 

Muchas veces he tenido que responder a la pregunta: ¿por qué elegiste Meteorología?

Difícil. Y debo reconocer que mi respuesta ha ido variando, acomodándose a la mezcla de vivencias y sapiencias que modularon mi propio gusto por esta ciencia.

Pero empecemos por el principio, ¿cómo llega una persona, tal vez recién salida de un colegio secundario, a asomarse a la Meteorología? Convengamos en que hay algunos pocos que desde edad temprana tienen ese gusto particular por la observación de los fenómenos atmosféricos. Son aquéllos que, tal como al principio de los tiempos, se fascinan frente al devenir de tormentas, olas de frío, ráfagas, y el sinfín de expresiones que la naturaleza ofrece en forma de “tiempo meteorológico”. Y es que el hombre se ve expuesto al tiempo desde toda su existencia, y en todas las actividades que realiza. Pero también existe otro grupo de meteorólogos, aquéllos que gustan de ese cóctel entre las ciencias exactas y las naturales, ese intermedio donde las ecuaciones y las leyes físicas proveen un terreno firme que, ya sea por las limitaciones del conocimiento, ya sea por la naturaleza caótica de la atmósfera, se convierte en un terreno resbaladizo, un verdadero ejemplo de complejidad, un auténtico prototipo de sistema de estudio imposible de aislar, de reproducir en un laboratorio, de abarcar con un experimento.

Lo cierto es que, en cualquiera de sus formas, el estudiante de meteorología es guiado más por una pasión, una curiosidad, un interés científico, que por una clara percepción de cuál va a ser su inserción laboral. Evidentemente tenemos una deuda con la sociedad que es la de explicarle mejor para qué sirve la meteorología, que no es una ciencia que se agota en el pronóstico del tiempo. Dimos una señal cuando cambiamos el nombre de nuestra carrera: de la Licenciatura en Ciencias Meteorológicas a la de Ciencias de la Atmósfera. Todavía no me queda claro si eso ayudó o complicó todavía más la interacción de nuestros egresados con el exterior. Hagan el ejercicio: de nuestra facultad egresan biólogos, químicos, físicos, geólogos, computadores, matemáticos, oceanógrafos y nosotros, que no nos autodenominamos como nuestro título dice. En fin, un detalle, pero no menor.


Palabras clave: Meteorología, Ciencias de la Atmósfera.
Este artículo ha sido visitado 1205 veces.
   
Mayo
Números anteriores

 
Indice

Lo más leído