Top de autores

Miércoles 01 de octubre 2014   BUSQUEDA
   
   
González Vázquez Estela Isabel, Landeta Morales Katherine.
Determinación de los niveles de maduración y su aplicación clínica
Rev Mex Odon Clín 2008; 2(4)  : 18-24

Fragmento
 

Durante mucho tiempo se ha buscado un indicador que permita estimar con mayor exactitud la maduración del individuo. Puesto que la edad cronológica no es un indicador de maduración adecuado, la edad ósea calculada con la radiografía carpal o radiografía de la mano proporciona la información necesaria para determinar alteraciones en el crecimiento del niño, ya que existe una gran cantidad de centros de osificación, de ahí la importancia de la comprensión e interpretación de la misma. La edad dental, al igual que la edad ósea, actúa como un índice de maduración biológica mediante la evaluación de la erupción y grado de formación de los gérmenes dentarios a través de una radiografía panorámica.

La edad cronológica no siempre permite valorar el desarrollo de la maduración somática del paciente, por lo que se recurre a determinar la edad biológica, la cual se calcula a partir de la edad ósea (índice carpal), dental y morfológica (talla y peso) o del momento de maduración sexual. Para determinar la edad ósea es necesario estudiar una región que comprenda muchos huesos, así como observar los patrones de osificación, cuya calcificación sucesiva se prolonga desde el nacimiento a lo largo de la infancia y de la adolescencia.


Palabras clave: índice de maduración biológica, edad, cronológica, ósea
Este artículo ha sido visitado 4737 veces.
   
Mayo
Números anteriores

 
Indice

Lo más leído