Top de autores

Domingo 20 de abril 2014   BUSQUEDA
   
   
Franco Vargas Azucena.
Cervicovaginitis
Prescripción Médica 2010; 33(388)  : 11

Fragmento
 

Esta patología, definida como la inflamación del epitelio del cérvix y la vagina la cual en ocasiones puede alcanzar a la vulva, se debe entre otras causas a procesos irritativos secundarios tras la aplicación de fármacos locales o inflamatorios a consecuencia de infecciones causadas por diversos gérmenes, siendo esta última la razón más frecuente. La mayor propensión se encuentra en mujeres en edad fértil y/o con vida sexual activa, característica importante ésta tanto para la presencia del padecimiento como para su cronocidad.

Este padecimiento se encuentra entre las diez primeras causas de consulta en el Servicio de Ginecología del IMSS, y de éstas la más común de acuerdo con el germen causante es la micótica, originada por la Candida; le siguen las de tipo bacteriano cuyo representante más frecuente es la Gardnerella vaginalis y la Trichomona vaginalis, causada por un protozoario.

Los factores predisponentes a estos padecimientos son: dieta rica en carbohidratos, obesidad, exceso de humedad, problemas que disminuyen la inmunidad como la diabetes; asimismo, en pacientes de edad avanzada el consumo de medicamentos inmunosupresores como son los esteroides o quimioterápicos en general, o secundarios al uso de inmunodepresores, al igual que en mujeres embarazadas, debido a que padecerán de cierta inmunosupresión.

Gérmenes más frecuentes
La candidiasis es ocasionada por las levaduras de Candida que habitan de manera natural en la mujer, aunque no tiene relación con el clima. Algunas pacientes presentan más intertrigos candidósicos cuando viven en climas cálidos, sobre todo si son obesas. Se calcula que en México siete de cada diez mujeres han sufrido en algún momento de su vida un episodio de esta naturaleza, y de éstas, que entre 10% y 40% presentan recurrencias; el tratamiento puede ser local o sistémico y va a depender de la severidad del cuadro, así como de haber tenido vida sexual o no. Los medicamentos indicados son: clotrimazol, ketoconazol, miconazol, isoconazol, fluconazol, entre otros.

La Gardnerella es el patógeno más frecuente de la vagino¬sis bacteriana, puesto que representa aproximadamente 95% con relación a otras bacterias. Este microorganismo se detecta en mujeres en edad fértil de 16% a 20% y los factores que predisponen a dicha infección son: varias parejas sexuales, uso prolongado de algunos antibióticos, aplicación de duchas vaginales, o uso del dispositivo intrauterino, entre otros. El tratamiento recomendado es metronidazol y clindamicina, ya sea en óvulos, pastillas o en crema.


Palabras clave:
Este artículo ha sido visitado 26298 veces.
   
Marzo
Números anteriores

 
Indice

Lo más leído