La medicina curativa y la medicina preventiva:

Alcances y limitaciones 

Autor: Lifshitz Guinzberg Alberto

Fragmento

Cuando se plantean como alternativas la medicina preventiva y la curativa pareciera que son suplementarias, que hay que elegir entre una y otra; que los esfuerzos sanitarios tendrían que seleccionar hacia dónde prefieren dirigirse, pero lo cierto es que no sólo ambas han coexistido históricamente y lo seguirán haciendo, sino que resultan frecuentemente complementarias en la medida en que lo que no se logra prevenir tendrá que curarse. Ciertamente se ubican en diferentes momentos de la historia natural de las enfermedades, una evitando el daño y la otra restaurando de él, pero los límites no son muy precisos, en tanto que, por ejemplo, el tratamiento de las enfermedades ya establecidas previene males mayores y que hoy en día los factores de riesgo pueden ser objeto de intentos curativos. Desde el modelo de Leavel y Clark, que separa la prevención primaria de la secundaria y la terciaria se muestra como la distinción entre curación y prevención puede ser artificial o relativa. La hipertensión arterial, por ejemplo, es una enfermedad que amerita medicina curativa, pero es un factor de riesgo de enfermedad vascular cerebral; la hipercolesterolemia es un factor de riesgo de aterosclerosis pero hoy se maneja como enfermedad en términos de medicina curativa.

Palabras clave:

2014-04-17   |   7,392 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 30 Núm.1. Enero-Febrero 2014 Pags. 64-72 Med Int Mex 2014; 30(1)