El papel de los anticuerpos anti-cromatina, antiC1q y las fracciones del complemento unidas a células en el diagnóstico precoz de actividad lúpica

Autores: Mora Karam Claudia, Arbeláez Solera Ana Milena, Medina Jorge Enrique, Ospina Ana Isabel, Romero Sánchez Consuelo, Valencia Toro Paula Andrea, Jaimes Diego Alejandro, et al

Resumen

Actualmente se percibe una necesidad apremiante en la identificación y validación de biomarcadores que reflejen tempranamente el inicio de actividad lúpica o que se conviertan en predictores de la misma. La actividad clínica del lupus eritematoso sistémico (LES) es ondulante a lo largo del tiempo y la actividad subyacente persistente lleva a daño tisular. Este daño es reflejo de cambios irreversibles en la función y estructura orgánica, por lo que la prevención, más que el tratamiento, debería ser la meta de cualquier terapia enLES y así lograr disminuir la morbimortalidad y los costos directos e indirectos causados por la enfermedad. Es necesario encontrar biomarcadores no invasivos de actividad lúpica que no solo permitan tomar de forma oportuna decisiones terapéuticas, sino que también se correlacionen con los desenlaces clínicos y sean útiles en los ensayos clínicos, permitiendo acortar el tiempo del desarrollo de estos estudios. Este artículo pretende buscar la evidencia que se tiene con respecto a los nuevos biomarcadores existentes para actividad de la enfermedad en LES y su utilidad actual y futura, enfatizando en la necesidad de buscar nuevas moléculas que permitan un diagnóstico más precoz de la actividad de la enfermedad.

Palabras clave: Lupus eritematoso sistémico marcadores biológicos anticuerpos complemento C4d complemento C1q nucleosomas.

2014-09-17   |   305 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 21 Núm.2. Marzo-Abril 2014 Pags. 76-83 Rev. Colomb. Reumatol. 2014; 21(2)