Factores de riesgo de enterocolitis necrosante en neonatos

Autores: Castillo Ramírez Oscar Fernando, Rodríguez Balderrama Isaías, Lozano González Carlos Humberto

Resumen

Introducción: La enterocolitis necrosante (ECN) en niños prematuros es la urgencia gastrointestinal más frecuentemente atendida en las unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN). El objetivo del presente trabajo fue identificar los factores de riesgo de ECN en los recién nacidos prematuros. Material y métodos: Se incluyeron en el estudio 118 recién nacidos (RN) prematuros menores de 37 semanas, 22 que cursaron con enterocolitis (grupo A) y 15 sin enterocolitis (grupo B). De las variables seleccionadas, unas tuvieron estrecha relación con características de los niños, como el sexo, el peso, su edad de gestación, su calificación al Apgar y la vía de nacimiento; mientras que otras, fueron seleccionadas entre aquellas que son causa o manifestación de hipoxia grave, o bien del manejo médico que se hace a estos niños. Resultados: en el grupo A el promedio al nacimiento fue de 1439 ± 644 g, y en el grupo B de 1868 ± 515 g (< 0.001). La edad promedio fue 31.45 ± 3.03 y de 33.3 ± 2.06 semanas, respectivamente (p < 0.001). El riesgo de ECN fue mayor, a menor peso, edad de gestación y calificación de Apgar; la Ji cuadrada de tendencias de los riesgos estimados para estos factores fueron significativas. La enfermedad por membrana hialina, la asfixia perinatal, el neumotórax, la persistencia del conducto arterioso y la hemorragia intraventricular, dieron razones de momios significativamente altas. La razón más elevada correspondió a la alimentación enteral, al momento del diagnóstico (OR = 256). Conclusiones: La prematurez con peso menor de 1,500 g, la edad de gestación baja, la alimentación enteral y la hipoxia fueron los factores de mayor riesgo para desarrollo de enterocolitis necrosante.

Palabras clave: Enterocolitis necrosante neonatos factores de riesgo.

2003-03-18   |   3,502 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 65 Núm.2. Marzo-Abril 1998 Pags. 46-50. Rev Mex Pediatr 1998; 65(2)