Editorial

Autor: Robles Juan Manuel

Completo

La medicina alternativa combinada con la alopática ha contribuido a mejorar la calidad de vida de pacientes en diversos padecimientos como la diabetes. Inclusive, a obtener mejor respuesta a los tratamientos. Es necesario promover su práctica en instituciones médicas, aseguraban la Dra. Magdalena Rodríguez Flores, médica egresada de la UNAM (q.e.p.d.) y el director general de Medicina Tradicional y Desarrollo Intercultural de la Secretaría de Salud (SSA), Alejandro Almaguer González en una reunión hace algunos ayeres hablando sobre diversos tópicos. Los especialistas enfatizaban, por ejemplo, que la homeopatía y la acupuntura estaban avaladas por la SSA, por lo que la población podía confiar en que recibiría tratamiento adecuado. No obstante, recomendaban a los habitantes que verificaran que los especialistas estuvieran certificadas por la secretaría, ya que para ejercer se requieren título y cédula profesional como médico, odontólogo, veterinario, etc, y con la subsecuente especialización en una, o varias, terapias tradicionales en instituciones de prestigio académico (UNAM, IPN, UAM, UACh), ya que, como es debido, el médico tiene que trabajar con materiales y prácticas seguras, por ejemplo en acupuntura se debe tener agujas esterilizadas, láser de bajo poder, electroestimulador, magnetos, tachuelas y balines; en herbolaria y fórmulas magistrales con extracciones hechas con rigor aséptico, etc., mención aparte, de la homeopatía y la quiropráxis que egresan profesionales y que son terapias que ya cuentan, desde hace cierto tiempo con mayor aceptación. El universo de estas disciplinas es vasto pues hay diversas técnicas para tratar muchos padecimientos. Actualmente se le llama medicina tradicional, y por ello se entiende al conjunto de disciplinas terapéuticas existentes fuera, hasta hace unos pocos años, del sistema de salud convencional, pero que tiene como aval el uso ancestral probado, dentro de éste se encuentra el caso de la herbolaria, es decir el uso de hierbas como medio de cura para las enfermedades que aquejan al hombre, se sirve de una amplia variedad de plantas que se pueden usar como coadyuvantes en el tratamiento de enfermedades bucodentales, por ejemplo, para disminuir o prevenir el dolor, enfermedad periodontal, caries, lesiones en tejidos blandos como herpes y cándida entre otros; esta alternativa además de ser de bajo costo, es accesible a la población, de rápida preparación, con poca o ninguna reacción secundaria, lo que puede lograr un impacto en la salud pública, esto se plantea justamente en uno de los artículos de esta edición. Justamente algunos de nuestros trabajos publicados en esta edición giran en torno a esta línea editorial: la medicina tradicional en la odontología, de ahí que presentemos temas sobre la herbolaria y la homeopatía entre otros. Este tipo de terapias, siempre cuestionada por la alopatía, es una constante que día a día gana adeptos. Las enfermedades sistémicas en crecimiento inciden en esta tendencia. Lic. Juan Manuel Robles Editor

Palabras clave: Editorial

2017-02-17   |   151 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 13 Núm.163. Noviembre 2016 Pags. 1 Odont Act 2016; 13(163)