La humildad como cualidad perenne en el médico

Autor: García Restrepo Juan Pablo

Fragmento

Cada día me sorprendo más con la claridad conceptual de los estudiantes que empiezan su carrera de Medicina. En la cátedra de Introducción a la Medicina que imparto a los estudiantes de primer semestre de nuestra facultad, ellos reflexionan y plasman en ensayos las cualidades y virtudes que debe tener un médico bueno. Fruto de estas reflexiones he aprendido más que en todos los años de mi vida como pediatra y docente y quisiera que lo que ellos escriben quedará plasmado para siempre en sus corazones. Si lo que ellos escriben lo conservarán para su vida profesional, estoy seguro que tendríamos los mejores médicos del mundo. Pero al ver la realidad del gremio médico del siglo XXI, me pregunto: ¿Qué pasa? ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Por qué desaparece el humanismo que tienen al empezar su carrera? Algo estamos haciendo mal en el gremio médico para que ellos pronto olviden sus ideales y valores y se deshumanicen. Y es algo se compone de muchas cosas: puede ser el mal ejemplo de algunos médicos y docentes que van acabando con sus ilusiones al mostrarse hastiados de su ejercicio profesional; puede ser también el actual sistema de salud que impide una atención adecuada de la mayoría de los pacientes en aras de lograr mayores beneficios económicos, disminuyendo los tiempos y la calidad de la atención; puede ser la soberbia y el ánimo de competitividad entre los médicos. Como educadores pensemos y replanteemos la forma de enseñar y el ejemplo que estamos dando a nuestros estudiantes de Medicina para cambiar de ser necesario y lograr mantener la llama del servicio y la bondad en todos nuestros egresados.

Palabras clave:

2017-10-23   |   99 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 30 Núm.2. Julio-Diciembre 2016 Pags. 137-138 CES Medicina 2016; 30(2)