Resumen

La asociación entre el acodamiento de la arteria carótida e insuficiencia cerebrovascular se observó por primera vez en 1951. El acodamiento de la arteria carótida puede dar lugar a una enfermedad cerebrovascular sintomática, no existe evidencia indiscutible que vincule las dos condiciones. Sin embargo, hay evidencia suficiente para justificar la corrección quirúrgica en pacientes que tienen características del síndrome de la arteria carótida y acodamiento de la arteria carótida común y ésta se comprueba por angiografía. El acodamiento de la arteria carótida se relaciona con episodios isquémicos cerebrales de origen hemodinámico o embólico. Se presentará el caso de paciente al cual se le realizó corrección quirúrgica de kinking carotídeo de las arterias carótida común e interna. Los criterios definitivos para las correcciones quirúrgicas no existen todavía y esperan más estudios, la indicación fundamental del tratamiento quirúrgico para reparar las angulaciones y los bucles de la arteria carótida, sin coexistencia con lesiones arterioscleróticas, es la presencia de síntomas neurológicos. La paciente contaba con sintomatología neurológica, por lo que se decidió la reparación quirúrgica, con buenos resultados, disminuyendo la sintomatología como disfagia y vértigo, mejorando calidad de vida. Está indicada la resección de la dolicidad carotídea en pacientes sintomáticos, como fue el caso presentado.

Palabras clave: Enfermedad cerebrovascular accidente cerebrovascular enrollado arteria carótida interna dolicidad bucle ultrasonido cirugía.

2018-04-05   |   960 visitas   |   4 valoraciones

Vol. 46 Núm.1. Enero-Marzo 2018 Pags. 24-28 Rev Mex Angiol 2018; 46(1)