Resumen

La poliomielitis es una de las pocas enfermedades que se pueden erradicar debido a que el virus sólo afecta a los seres humanos y no existe un reservorio animal. Hay vacunas altamente eficaces y seguras, la inmunidad dura de por vida, no existen portadores crónicos a largo plazo y el virus salvaje sobrevive en el medio ambiente durante un corto periodo.

Antes de la aparición del COVID-19, la poliomielitis se consideraba una de las enfermedades infecciosas más desafiantes para la salud pública mundial. Ahora, en un giro sorprendente en el esfuerzo de décadas para erradicar el virus, las autoridades de Jerusalén, Nueva York y Londres han mostrado evidencias de que la polio se está propagando en esos sitios. La fuente del virus ha sido la propia vacuna oral, por eso la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) han creado una estrategia mundial para detener los casos de poliomielitis.

En México, en 2021 se publicó el plan estratégico de vacunación contra la poliomielitis con el principal objetivo de completar los esquemas con vacuna hexavalente, que contiene la vacuna contra la polio inyectable con un esquema básico a los dos, cuatro y seis meses, y un refuerzo a los 18 meses de edad. De esta forma se evitarán casos de poliomielitis aguda, cuyo tratamiento es largo y doloroso, y que además es una enfermedad que deja secuelas a largo plazo, como el síndrome pospolio (SPP). En este artículo hacemos una revisión reciente de conceptos elementales y de las medidas preventivas universales para evitar su aparición.

Palabras clave: Amenaza latente esquemas incompletos poliomielitis prevención secuelas síndrome pospolio.

2023-05-18   |   214 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 43 Núm.1. Enero-Marzo 2023 Pags. 27-34 Enf Inf Microbiol 2023; 43(1)