Las vastatinas, inhibidoras de la biosíntesis del colesterol:

eficacia y toxicidad 

Autores: Piedras Huerta Miguel Ángen, Asenjo Barrón Juan Carlos, Miranda Zamora Rodrigo, Juárez Oropeza Marco Antonio, Díaz Zagoya Juan C

Fragmento

Introducción En 1964, Siperstien 1 presentó la primera evidencia directa de que el colesterol dietario deprime su producción endógena al inhibir la incorporación de acetato a mevalonato pero no de acetato a 3-hydroxi-3-metilglutaril-CoA (HMG-CoA) y es entonces esta reductasa el sitio principal de control de la colesterogénesis. Además, dicha enzima, se localiza en las membranas microsomales de las células de múltiples tejidos. En 1971, Endo 2 inició la búsqueda de metabolitos de microorganismos que pudieran inhibir la HMG-CoA reductasa. En un período de aproximadamente dos años, analizó seis mil cepas microbiológicas en su capacidad para bloquear la incorporación de radiactividad de acetato, pero no de mevalonato, a la fracción de lípidos no saponificables, dando como resultado el aislamiento del antibiótico citrina, del hongo Pythium ultimum, el primer compuesto con efecto inhibitorio sobre la HMG-CoA reductasa. Posteriormente, a finales de 1973, en cepas de Penicillium citrinum, se aisló la melavastatina (MVT), que es también un potente inhibidor de la HMG-CoA reductasa. El mismo compuesto, denominado compactina, fue aislado años más tarde de Penicillium brevicompactum. En 1980 se demostró que la MVT disminuye notablemente los niveles de colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL-C), en animales y humanos. Este descubrimiento estimuló el desarrollo de análogos de la MVT en los años ochenta y noventa, y se han identificado tres fármacos más: lovastatina (LVT llamada también mevinolina o monacolina k), aislada de Aspergillus terreus, simvastatina (SVT) y pravastatina (PVT).

Palabras clave: .

2003-04-16   |   1,248 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 44 Núm.1. Enero-Febrero 2001 Pags. 12-17. Rev Fac Med UNAM 2001; 44(1)