Fragmento

Introducción Fluckieger en 1884 fue el primero en describir la asociación entre daño hepático y alteraciones en la función pulmonar al describir un caso caracterizado por cianosis, dedos en palillo de tambor y cirrosis hepática. El término de síndrome hepatopulmonar (SHP), fue acuñado en 1977 por Kennedy y Knudson.1 El SHP puede presentarse hasta en el 30% de los pacientes con daño hepático de diferente etiología y se caracteriza por la tríada de, 1. enfermedad hepática, 2. hipoxemia al aire ambiente, 3. presencia de dilataciones vasculares intrapulmonares.2,3 El objetivo de la presente revisión es dar a conocer a la comunidad médica esta entidad que tiene una alta prevalencia en los pacientes con daño hepático crónico, que habitualmente pasa desapercibida y por lo tanto no es diagnosticada. Etiología El SHP puede presentarse en pacientes con daño hepático secundario a: cirrosis posnecrótica, cirrosis alcohólica, hepatitis crónica activa, cirrosis biliar primaria, atresia biliar, deficiencia de alfa 1 antitripsina, enfermedad de Wilson, tirosinemia, hepatitis aguda fulminante y en rechazo agudo de trasplante hepático.3,4

Palabras clave: .

2003-04-21   |   918 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 44 Núm.5. Septiembre-Octubre 2001 Pags. 207-211. Rev Fac Med UNAM 2001; 44(5)