Resumen

La enfermedad hipertensiva afecta del 7 al 10% de las mujeres embarazadas, circunstancia que contribuye al aumento de la morbilidad y mortalidad materna y perinatal. Dos de las enfermedades hipertensivas del embarazo son la preeclampsia y la eclampsia. Una variedad de la preeclampsia-eclampsia es el síndrome HELLP, acrónimo que describe la tríada de sus manifestaciones: hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y trombocitopenia. La incidencia del síndrome HELLP en mujeres con preeclampsia varia entre 4 y 14%. Está reportado que la mortalidad materna es tan alta como 24% y la mortalidad perinatal varía del 30 al 40%. El origen de la preeclampsia-eclampsia-síndrome HELLP sigue siendo oscuro. Al parecer, el proceso fisiopatológico reside en el daño microvascular con lesión endotelial e hipoperfusión de los órganos. Entre las complicaciones más sobresalientes del síndrome HELLP están la insuficiencia renal y hepática, además del riesgo de hemorragia intracraneal, edema pulmonar, choque cardiogénico, síndrome de dificultad respiratoria del adulto, etc. El diagnóstico diferencial debe hacerse con afecciones médicas, quirúrgicas y obstétricas. La conducta inicial es el diagnóstico oportuno y la valoración de las condiciones de la madre y el feto. El tratamiento farmacológico es el mismo que se indica en casos de preeclampsia y eclampsia. La indicación de corticoesteroides durante el anteparto y posparto ha demostrado ser útil. Sin embargo, el tratamiento definitivo es la interrupción del embarazo. Es importante informar a la paciente los riesgos que implica padecer este síndrome de manera repetitiva.

Palabras clave: Corticoesteroides eclampsia morbilidad y mortalidad materna-perinatal preeclampsia síndrome HELLP.

2003-07-19   |   6,220 visitas   |   2 valoraciones

Vol. 5 Núm.19. Abril-Junio 2003 Pags. 101-109. Med Univer 2003; 5(19)