La contracepción de emergencia

Autor: Quijano Narezo Manuel

Fragmento

Las ideas –de que tan orgullosos estamos-, son racionalizaciones de sentimientos. Éstos existen primero: cólera, miedo, deseos, simpatía, amor, etc. se racionalizan y modulan la conducta. En la esfera de la acción, las ideas son más importantes que los sentimientos, pero éstos proveen la energía inicial; si no se racionalizan, se disuelven poco a poco (nadie conserva la cólera por mucho tiempo). Por otra parte, la forma de racionalizar cambia con los tiempos y con ello las reglas de conducta a que dan motivo; pero lo que se racionaliza no cambia. Los bisontes y caballos de las pinturas rupestres de Lascaux o de Altamira pudieran haber sido hechas por un artista contemporáneo. La literatura más primitiva es comprensible ahora (el Cid, las tragedias griegas, la Biblia) pues siempre hubo introvertidos, extrovertidos, intuitivos y deductivos, soñadores y realistas. Si los sentimientos, esa energía primigenia, son los mismos, lo que cambia es la forma de convertir el pensamiento en acción; las instituciones y las filosofías cambian pero el substrato que las sostiene es el mismo, pues la naturaleza del humano es la misma desde el inicio de las neuronas.

Palabras clave: Contracepción de emergencia.

2004-03-08   |   749 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 47 Núm.2. Marzo-Abril 2004 Pags. 51-52 Rev Fac Med UNAM 2004; 47(2)