El primer premio Nobel de Medicina y Fisiología

Autor: López Espinosa José Antonio

Fragmento

El 10 de diciembre de cada año, se reúnen en Estocolmo, Suecia y en Oslo, Noruega, distinguidas personalidades y autoridades de la política, la ciencia y la cultura para discernir y adjudicar los Premios Nobel a quienes han hecho la contribución más importante a la paz y a los que más se han destacado en los terrenos de la literatura, la física, la química, la economía, la medicina y la fisiología. Los hombres, mujeres e instituciones agraciados con tal distinción, son portadores de uno de los más altos honores que se conceden en el mundo, y pasan a formar parte de un selecto grupo, al que oficialmente se reconoce como el que ha brindado los mejores servicios a la humanidad. El primer profesional de la salud que obtuvo el premio nobel de medicina y fisiología, otorgado en 1901, fue el bacteriólogo alemán Emil Adolph von Behring, nacido en Hansdore, Prusia Oriental, el 15 de marzo de 1854. Dada la modesta economía de su familia y la región donde transcurrió su niñez, tal parecía que Behring estaba destinado a dedicarse al pastoreo durante toda su vida. Sin embargo, uno de sus maestros en la enseñanza primaria reparó en su talento y consiguió que recibiera educación médica gratuita bajo la promesa de que ejerciera en el ejército. Fue por ello que después de graduarse en 1880 tuvo que servir como médico militar, hasta 1889 que comenzó a trabajar en el Instituto de Enfermedades Infecciosas de Berlín, fundado y dirigido por Robert Koch, descubridor del bacilo patógeno de la tuberculosis y ganador del premio Nobel en 1905.

Palabras clave:

2004-07-14   |   1,157 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 12 Núm.3. Julio-Septiembre 1996 Pags. Rev Cubana Med Gen Integr 1996; 12(3)