Implicaciones médicas de la depleción de ozono en la estratosfera

Completo

El ozono (O3) es una forma alotrópica del oxígeno molecular (O2) que está presente en cantidades muy pequeñas en la atmósfera. En la estratosfera hay una capa de ozono que es la que impide que los rayos ultravioletas (UV) del sol dañen la vida en la Tierra. La depleción de ozono de la estratosfera deja pasar niveles altos de radiaciones UV de 280-320 mm lo cual es dañino, pues diversos sistemas biológicos son particularmente sensibles a este tipo de radiación UV, que se le conoce como UV-B. Compuestos del tipo de los clorofluorocarbonos utilizados sobre todo en refrigeradores y aires acondicionados, son los que han suscitado la mayor preocupación en relación con la depleción de ozono. La exposición exagerada de la piel de la UV puede producir diversas enfermedades y estudios epidemiológicos han demostrado el riesgo que representa la exposición acumulativa a UV como causa del cáncer de piel del tipo no melanoma (basal y a células escamosas). Se piensa que este carcinoma se produce por modificación del DNA inducida por la radiación UV. Otras lesiones de piel que se producen por las radiaciones UV son la queratosis actínica (que es una lesión precancerosa), la elastosis actínica, la fotosensibilización de la piel del anciano y las quemaduras solares. Los pacientes que toman medicamentos que producen fotosensibilización pueden tener una mayor susceptibilidad a las quemaduras por el sol y potencialmente también al cáncer de piel del tipo no melanoma, por lo que se les debe aconsejar que tengan precaución con la exposición a la luz solar. Estos medicamentos son: antidepresivos triciclos, barbitúricos, estrógenos, griseofulvina, fenotiazinas, contraceptivos orales, sulfanamidas, tetraciclinas, diuréticos del tipo tiazida y sulfanilurea. La exposición a la radiación UV también puede producir daño ocular: fotoqueratitis pterigeon, catarata, y melanoma del tractus uveal. De acuerdo con el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, los productos que tengan clorofluocarbonos tendrán que ser sustituidos por otros menos dañinos para la capa de ozono, cuando comience el próximo siglo, pero como el tiempo de vida de los clorofluocarbonos en la atmósfera es de 200 años, la humanidad tendrá que enfrentar las consecuencias de la depleción de ozono por varias generaciones. Fuente: Lloyd SA. Stratospheric ozone depletion. Lancet 1993;342:1156-8.

Palabras clave:

2004-07-15   |   4,500 visitas   |   2 valoraciones

Vol. 11 Núm.2. Abril-Junio 1995 Pags. Rev Cubana Med Gen Integr 1995; 11(2)