Síndrome hipereosinofílico como manifestación de larva migrans visceral por Toxocara canis

Autores: Coronel Martínez Diana Leticia, Maldonado Velázquez Rocío, Carreño Manjarrez Roberto, Gamboa Marrufo José Domingo

Resumen

Introducción: El síndrome hipereosinofílico se defie arbitrariamente como elevación excesiva en la cuenta de eosinófilos la cual puede llevar a daño orgánico. Los padecimientos asociados a este síndrome incluyen fundamentalmente: enfermedades alérgicas, parasitarias (siendo una de las principales toxocariasis), del tejido conectivo, neoplasias e inmunodeficiencias. Caso clínico: Paciente preescolar femenina de 2 años con 11 meses de edad, en la cual los datos clínicos pivote para el abordaje disgnóstico fueron: pica, fiebre, palidez y síndrome hipereosinofílico; contó con el antecedente de convivencia con perros, pájaros y gallinas. Su padecimiento actual estaba caracterizado por pica de 6 meses de evolución, fiebre de hasta 40º C de 4 meses de evolución y palidez de 1 mes de evolución. A la exploración física los elementos principales fueron: palidez generalizada, adenopatía lateral izquierda cervical anterior única, hígado a 5 cm de borde costal derecho y bazo a 3 cm de borde costal izquierdo. En los exámenes de laboratorio realizados, los hallazgos principales fueron: anemia, leucositosis y eosinofilia. Se realizaron biopsia aspirado de médula ósea, inmunoglobulinas séricas, tomografía abdominal y serología para detección de parásitos, así como coproparasitoscópicos en serie de 3. Finalmente se obtuvo el diagnóstico de larva migrans visceralis por toxocariasis en base a las lesiones hepáticas hipodensas difusas en tomografía abdominal y una prueba rápida de detección serológica (ELISA), motivo por el cual se inició tratamiento con albendazol a dosis convensionales obteniendo una excelente respuesta manifestada por desaparición de visceromegalia, y recuperación de cifras normales de leucocitos con un descenso dramático en la cuenta de eosinófilos. Conclusiones: EL síndrome de larva migrans visceralis es un diagnóstico que requiere alto índice de sospecha, en nuestro medio Toxocara canis siempre debe ser considerado como un diagnóstico diferencial, ya que es una de las principales causas de hipereosinofilia, y únicamente un diagnóstico oportuno nos permitirá iniciar el tratamiento apropiado para una patología potencialmente curable.

Palabras clave: Sínfrome hipereosinofílico larva migrans visceral Toxocara canis.

2004-07-15   |   1,849 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 61 Núm.3. Mayo-Junio 2004 Pags. 228-233 Bol Med Hosp Infant Mex 2004; 61(3)