Vuelta a lo vernáculo

Autor: Quijano Narezo Manuel

Fragmento

Estos editoriales han pretendido siempre ayudar al médico a integrarse verdaderamente a la cultura actual, en la que no se puede ignorar la economía, las ciencias sociales, la historia, la filosofía, como tampoco el arte plástico, el musical y el literario; vamos, ni siquiera la publicidad puede ser ignorada pues es hoy un componente del diario ver y respirar. Debemos cada uno estar al tanto de todo y tal vez dominar, modestamente, alguna parcela del saber del momento. Esto no significa, por supuesto, que debemos estar de acuerdo con todo y que debamos sentirnos felices por el solo hecho de vivir aquí y ahora. En toda la historia los que mandan han soñado con un conformismo total que les permita llevar adelante sus ideas y prácticas sociales, pero la historia muestra también que el demasiado poder acaba por corromperse. Y lo mismo está ocurriendo con el superpoder actual: la información. El capitalismo se ha modificado: antes su mira era el crecimiento industrial y ahora su centro de atención es la producción de información: la recolección del nuevo conocimiento gracias a las computadoras y a Internet tiene ahora prioridad. Y la ritualización de la misma, el economismo, la creación de instituciones que establecen doctrinas, credos y reglamentos ineludibles, que anulan la voluntad, el libre albedrío, destruyen valores éticos. Ese es el nuevo capitalismo.

Palabras clave:

2004-07-16   |   1,253 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 47 Núm.4. Julio-Agosto 2004 Pags. 135-136 Rev Fac Med UNAM 2004; 47(4)