Towars a unified teory of vision

Autores: Estañol Vidal Bruno, Césarman Eduardo

Fragmento

Hacia una teoría unificada de la visión La visión es un proceso unitario; sin embargo, es llevado a cabo por diversas áreas de la corteza visual. Hay áreas corticales que reciben color, movimiento y forma. La integración de la función visual requiere una gran interacción entre las diversas partes de la corteza visual. En este artículo se presenta un modelo del cerebro como un sistema abierto desde los puntos de vista de la teoría de sistemas y de la teoría de la información. El cerebro es desde estos puntos de vista un sistema abierto, un sistema complejo adaptativo y funciona como una unidad. Es evidente que el cerebro funciona como una totalidad tanto desde el punto de vista subjetivo como objetivo. El cerebro recibe información compleja visual del medio ambiente externo. Las diferentes partes del cerebro interactúan entre sí para hacer lo que Sherrington llamó una (máquina unificada). Esto se logra porque: 1) Las diferentes áreas del cerebro están abiertas al medio ambiente externo. 2) Las distintas áreas del cerebro están abiertas entre sí. Percibimos movimiento, profundidad, color, orientación y forma de manera simultánea. El cerebro puede reconocer una imagen compleja, por ejemplo una cara, en una fracción de segundo. La integración de la función visual debe necesariamente considerar que las diversas y diferentes áreas del cerebro son sistemas abiertos que intercambian información entre ellas y están abiertas al medio ambiente externo. Uno de los principales problemas de la neurología clásica era el considerar que las áreas especializadas de la corteza cerebral estaban cerradas o eran impermeables entre sí. Así, la teoría clásica de la visión consideraba que la corteza calcarina visual, es decir la corteza visual primaria, realizaba la función de interpretar lo que era visto. Después de recibir la información visual del medio externo, las áreas especializadas interactúan entre ellas a través de conexiones recíprocas o mecanismos de re-entrada. Las neuronas pueden trabajar como una unidad también por la sincronización o modulación de frecuencias de los impulsos. Postulamos que cada neurona visual puede actuar como "neurona visual quasiomnisciente" que recibe información visual específica y al mismo tiempo recibe información de todos los otros tipos de información visual. Es evidente que tiene que existir algún proceso de interacción entre las diferentes áreas de la corteza visual para explicar el proceso unificado de la visión. Esta manera de compartir la información es una forma de asociación transmodal, un proceso que es bien conocido desde el punto de vista neurofisiológico. La teoría de la "neurona visual quasiomnisciente" implica una redundancia en el sistema visual cortical. Esta teoría tiene implicaciones para la localización y recuperación de la función cuando hay daño a la corteza visual.

Palabras clave: Visión teorías.

2004-08-10   |   784 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 1 Núm.2. Abril-Junio 1996 Pags. 130-134 Arch Neurocien Mex 1996; 1(2)