Resumen

La atención materna representa la mitad de las intervenciones médicas y quirúrgicas que se realizan en nuestro país. Se calcula que alrededor de 80% de las muertes maternas son previsibles con acciones como el control prenatal con enfoque de riesgo. Las complicaciones son difíciles de prever y requieren de un obstetra competente capaz de manejarlas apropiadamente. Se ha estimado que 46.4% de las muertes maternas se relacionan con responsabilidad profesional y 9.7% con responsabilidad hospitalaria. En nuestro país las inconformidades relacionadas a la especialidad son las más frecuentes y alcanzaron 14.5% del total de asuntos recibios por la Comisión Nacional de Arbitraje Médico entre 1996 y 2001. Se analizaron 121 casos concluidos, relacionados específicamente a obstetricia, para identificar los momentos y factores de la atención médica que se vinculan con las inconformidades en obstetricia. Los hallazgos más relevantes fueron: embarazos con riesgo elevado 57%, antecedente de cesárea previa 22%, ingreso por trabajo de parto 28%. Las complicaciones más repetidas fueron óbito fetal 25%, trauma obstétrico y asfixia perinatal, 12% cada una. Nacimientos por cesárea 37%. Mortalidad perinatal 39% y materna 33%. La desviación más frecuente fue vigilancia deficiente del trabajo de parto (22%). Se identificaron deficiencias de comunicación médico-paciente en 76%, y expedientes incompletos en 45%. Se observaron desviaciones éticas en 30% y mala práctica en 55%. La información se presentó a instancias gremiales líderes de opinión y representantes de hospitales privados y del Sector Salud. Del resultado del análisis exhaustivo, se obtuvieron en consenso nueve recomendaciones para mejorar la atención que se otorga a las pacientes durante el embarazo, parto puerperio: 1) El embarazo, parto y puerperio deben ser atendidos por personal capacitado y debidamente autorizado; 2) Valorar integralmente cada caso durante la atención prenatal e identificar las pacientes con alto riesgo; 3) Estrechar la vigilancia prenatal durante el tercer trimestre de la gestación; 4) Procurar la mejor atención obstétrica; 5) Establecer el mejor plan de nacimiento; 6) Reducir riesgos innecesarios; 7) Vigilar estrechamente a la paciente durante el puerperio inmediato; 8) Documentar todo el proceso de atención; 9) Promover y facilitar la educación a la embarazada y sus familiares sobre los riesgos inherentes a la gestación.

Palabras clave: Arbitraje médico mala práctica recomendaciones responsabilidad médica demandas médicas comunicación médico-paciente CONAMED.

2004-08-20   |   2,395 visitas   |   7 valoraciones

Vol. 71 Núm.8. Agosto 2003 Pags. 409-420 Ginecol Obstet Méx 2003; 71(8)