El consentimiento informado en la práctica médica.

“Una visión humanista” 

Autor: Tena Tamayo Carlos

Fragmento

Introducción Lo que pretende la Comisión Nacional y las Comisiones Estatales de Arbitraje Médico es propiciar relaciones sanas entre los médicos y los pacientes y tratar de contener la práctica de la medicina defensiva, para ello lo mejor es que se conozcan y se respeten los derechos de ambos; podemos decir que durante mucho tiempo la medicina se ha basado en un principio paternalista, en donde se debe de hacer todo para el paciente pero sin el paciente, es decir, se ha identificado al paciente, que es el enfermo, como el débil, el que no tiene firmeza, el que no puede tomar decisiones, y por lo tanto los médicos decidimos por él. Hay que recordar que la palabra paciente viene de “padecere”; el que padece, el que sufre, el que tiene alguna enfermedad y que por eso necesita de nuestra ayuda. En los últimos años la sociedad ha querido participar en la toma de decisiones, es por eso que se ha reconocido el derecho a la autonomía del paciente como un principio, que reemplaza al del paternalismo en el ejercicio de la práctica médica. Este derecho tiene su fundamento en la libertad del enfermo para que él mismo pueda tomar sus decisiones. En México hemos tratado de dejar muy claro esto a través de la elaboración de la Carta de los Derechos Generales de los Pacientes, en donde por lo menos tres de sus puntos se refieren al derecho que tienen los pacientes de recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz; a decidir libremente sobre su atención y a otorgar o no su consentimiento validamente informado cuando se va a someter a algún procedimiento con riesgo, de tal manera que los médicos tenemos la obligación de observar el respeto de estos derechos.

Palabras clave:

2004-10-20   |   3,340 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 13 Núm.31. Julio-Agosto 2004 Pags. 8-10 Rev CONAMED 2004; 9(3)