Resumen

Objetivo: La Angiotomografía Computada Multicorte (ATCMC) es en la actualidad e el método por imagen de elección para el estudio de la vascularidad renal y ha reemplazado a la Angiografía convencional. Hoy en día un gran número de cirujanos, operan el riñón con solo la información que da la Angiotomografía Multicorte renal. Dar a conocer la técnica de la ATCMC renal en el estudio de la vascularidad de los riñones en pacientes que van a ser donadores para transplante renal, en quienes se sospecha que la causa de la hipertensión arterial es de origen renovascular y en pacientes que fueron sometidos a transplante renal. Valoraremos la anatomía renovascular y sus variantes, los protocolos para la adquisición de las imágenes, la técnica del estudio con medio de contraste, así como las técnicas del post-procesamiento de la imagen para la tercera dimensión. Material y método: En el período comprendido de Marzo del 2001 a Noviembre del 2003 se realizaron 53 estudios de ATCMC renal. El equipo utilizado fue un Tomógrafo Multicorte de 4 cortes por rotación. Se implementó un protocolo para demostrar con claridad las arterias y venas renales, con reconstrucciones de Máxima Intensidad de Proyecciones (MIP) y Volumen Rendering. (VR). Resultados: En 24 pacientes la vascularidad de los riñones fue normal, y 26 tuvieron variantes anatómicas. En tres pacientes, dos tenían displasia fibromuscular de la arteria renal y uno un tumor maligno quístico Bosniak IV. Las variantes anatómicas fueron: siete (27%), con arteria renal accesoria polar superior, ocho (31%) con accesoria polar inferior, cinco (19 %) con arteria accesoria prehiliar, 12 (46%) con arteria accesoria hiliar, seis (23 %) con una vena renal accesoria, 2 (8%) con dos venas accesorias y dos (8%) con tres venas accesorias. Se encontraron como hallazgos incidentales siete pacientes con quistes simples renales, uno con un quiste en el hígado, uno con un granuloma en el bazo, dos con nefrolitiasis, uno con un linfocele, uno con doble vena cava inferior infrarenal, dos pacientes con colelitiasis calcificada, uno con un aneurisma de la anastomosis en un riñón transplantado y uno con estenosis de la unión ureteropiélica. Conclusiones: La Angiotomografía renal es de gran utilidad por demostrar el calibre y trayecto de las arterias y venas renales, así como sus múltiples variantes anatómicas, para que el cirujano tenga un mapeo exacto de la anatomía vascular renal y planee el acto quirúrgico. La ATCMC renal reemplaza hoy en día a la Angiografía convencional y es un método seguro y a mas bajo costo, en el estudio de la vascularidad de los riñones. La ATCMC mostró un patrón anatómico normal en el 44% de los pacientes estudiados. 49% tuvieron variantes; las más frecuentes fueron arteria renal accesoria prehiliar (46%), accesoria polar inferior (31%), accesoria polar superior (27%) y una vena renal accesoria (23%).

Palabras clave: Angiotomografía renal arterias y venas renales transplante renal vascularidad renal.

2004-11-01   |   13,454 visitas   |   Evalua este artículo 1 valoraciones

Vol. 3 Núm.3. Julio-Septiembre 2004 Pags. 169-174 An Radiol Mex 2004; 3(3)