El hábito de la lectura (o el bello vicio de la lectura)

Autor: Quijano Narezo Manuel

Fragmento

Siendo ésta la última vez que conversamos en este 2004, puedo permitirme ofrecer o reflexionar sobre un tema para que los lectores lo incluyan en sus buenos deseos a cumplir el año próximo. El hombre es el único animal sobre el planeta que ha sido capaz de registrar información fuera de su cuerpo. Hace cuando menos 25,000 años empezó a representar símbolos e imágenes en los muros de las cuevas de Lascaux, Altamira y varios otros lugares, que transmitían mensajes de los artistas o de los dirigentes de las tribus a los otros miembros; o se dirigían a sus dioses,o mediante esa práctica pretendían dominar poderes externos que los amedrentaban. Después descubrieron un modo para, mediante pequeños símbolos, expresar los nombres de los objetos de alrededor, o de los individuos de su grupo o de las partes de su cuerpo y de los sucesos diarios de su entorno: inventaron la escritura y grabaron sus mensajes en hojas de papiro, más tarde en pergamino y después en papel: ahora se ha llegado a utilizar para el registro metales, como el sílice o tan sólo marcas magnéticas en cintas o materiales especiales.

Palabras clave:

2004-11-24   |   768 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 47 Núm.6. Noviembre-Diciembre 2004 Pags. 225-226 Rev Fac Med UNAM 2004; 47(6)