Plan general de atención a la salud de los adultos de 65 años y mayores por parte del internista

Autores: Aguirre Gas Héctor G., Halabe Cherem José, Nellen Hummel Haiko, Galván Plata Ma. Eugenia

Resumen

Antecedentes: No existe un plan diseñado para promover la salud en los individuos mayores de 65 años de edad. Objetivos: Identificar las enfermedades que con más frecuencia afectan a las personas mayores de 65 años de edad y sistematizar la atención de esta población mediante el autocuidado y el fomento a la salud, la prevención primaria, secundaria y terciaria oportunas y efectivas, a fin de mejorar el nivel de salud, la calidad de vida y abatir los costos de su atención. Material y métodos: A través de un estudio efectuado durante un año sobre la demanda de atención en el IMSS 1 se identificaron los principales motivos de consulta de medicina familiar, especialidades y urgencias, hospitalización y cirugía, así como las causas de defunción. Como resultado del análisis se dilucidaron las enfermedades que con más frecuencia afectan a los individuos mayores de 65 años de edad. Resultados: Los problemas de salud de los sujetos mayores de 65 años de edad son: diabetes mellitus, hipertensión arterial, obesidad, hiperlipidemias, aterosclerosis, hiperplasia prostática, trastornos de la estática perineal, infección de las vías urinarias, hepatitis crónica por alcoholismo, virus B o C y bronquitis agudas. Asimismo, las principales enfermedades crónicas identificadas son: complicaciones de la aterosclerosis y de la diabetes mellitus, cirrosis hepática, sida y bronquitis crónica. Conclusiones: Se propone un plan para manejar cada una de las enfermedades o alteraciones detectadas desde las etapas de menor complejidad, a través de inmunizaciones, de la identificación temprana, de la detección oportuna, de la modificación de los factores de riesgo y de la vigilancia estrecha de los pacientes con antecedentes familiares de padecimientos potencialmente hereditarios. Cuando el individuo sufre enfermedades o alteraciones preexistentes, es necesario tomar medidas de control que impidan su progreso hacia la cronicidad o a estados de daño irreversible, a etapas de mayor gravedad o al desarrollo de complicaciones. En la etapa de cronicidad únicamente se podrá ofrecer control periódico, a fin de detener la evolución de las enfermedades hacia condiciones discapacitantes y a la muerte.

Palabras clave: Prevención primaria secundaria y terciaria enfermedades crónicas ancianos.

2005-01-15   |   1,019 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 17 Núm.6. Noviembre-Diciembre 2001 Pags. 272-278 Med Int Mex 2001; 17(6)