Hemorragia de vías digestivas altas

Autores: Ovalles R Simón D, Ríos C Simón D

Resumen

La hemorragia aguda de vías digestivas altas es una de las emergencias más frecuentes en los servicios de urgencias. Su mortalidad promedio es del 10%. La etiología más común continúa siendo la úlcera péptica, representando casi la mitad de los casos. La restauración del volumen intravascular y la estabilización de la presión arterial son la primera prioridad del manejo más que identificar la causa del sangrado. En un 70-80% de los casos el sangrado se detiene espontáneamente. La endoscopia debe realizarse luego de la reanimación inicial y lograda la estabilidad, en diversas técnicas de hemostasis endoscópica. Respecto al tratamiento farmacológico, no hay datos convincentes para soportar el uso de antagonistas de receptores H2 . Aunque algunos resultados son contradictorios, los inhibidores de la bomba de protones han demostrado su utilidad, sin embargo un beneficio claro en la mortalidad no se ha demostrado. Los beta-bloqueadores disminuyen la tasa de resangrado por várices esofágicas. Los pacientes con resangrado después de una fase inicial de estabilización requieren una nueva endoscopia para confirmarlo y tratarlo, en caso fallido deben ser llevados a cirugía. Se revisan los aspectos relacionados al diagnóstico, pronóstico y tratamiento, este último según grados de evidencia y se propone un algoritmo de diagnóstico y toma de decisiones.

Palabras clave: Hemorragia gastrointestinal endoscopia úlcera péptica hemorrágica.

2005-02-14   |   10,515 visitas   |   5 valoraciones

Vol. 52 Núm.2. Abril-Junio 2004 Pags. 140-147 Rev Fac Med Univ Nac Colomb 2004; 52(2)