Ceremonia de Clausura del IX Simposio CONAMED

Autor: Tena Tamayo Carlos

Fragmento

Buenas tardes a todos ustedes, Es verdaderamente gratificante para quienes organizamos un evento de esta naturaleza, contar con expositores de esta calidad, por ello no nos queda más que sentirnos altamente satisfechos con el Simposio, satisfacción que se incrementa por la presencia de ustedes, porque todo lo que se dijo aquí hubiera sido innecesario si no estuvieran ustedes presentes. De tal manera que agradezco a todos los que han participado con nosotros durante estos dos días, a quienes han tenido la oportunidad de asistir en forma directa y quienes nos están viendo también por Internet, me parece que si ésta forma de comunicación se incrementa, la próxima ves estaremos interactuando con un mayor número de profesionales de la salud. Gracias a la Facultad de Medicina de la UNAM que logró mantener la comunicación por esta vía, que permite estar en varios países de Centro y Sur América, brindando oportunidad de escuchar a estos expertos profundos de los temas tratados. Antes de concluir, deseo simplemente dejar constancia de que hablamos durante estos dos días de la importancia del respeto de la autonomía del paciente. Hoy el doctor Vázquez Cardoso y el día de ayer y en general todos los panelistas han insistido sobre este tema, creo que es el tema de reflexión de los médicos. El respeto de la autonomía. Ayer había quedado en el aire un asunto que a mí me gustaría dejar claro, hablé de las recomendaciones que CONAMED dio sobre el tema de testigos de Jehová, y dejé sin aclarar que no es requisito legal exigir donadores de sangre para ingresar a un paciente a un hospital, es un acto voluntario y así lo tenemos que ver, es un acto que es decisión del paciente, sea testigo de Jehová o no lo sea, pero si se niega no es motivo para negar su hospitalización. Ojalá que todos sigan donando altruistamente, es necesario, pero si por alguna razón no se puede o no se quiere, no podemos exigirlo, y yo quisiera nada más dejarlo ahí, porque ayer se quedó en el aire.

Palabras clave:

2005-02-21   |   1,066 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 14 Núm.34. Enero-Marzo 2005 Pags. 63-64 Rev CONAMED 2005; 10(1)