Síndromes coronarios agudos

Autor: Bosque Gómez Alejandra R

Fragmento

Normalmente, la circulación arterial coronaria proporciona riego sanguíneo suficiente para satisfacer las demanda del miocardio. El desequilibrio entre el aporte y la demanda puede precipitar isquemia. Varios mecanismos patológicos pueden interferir con el flujo sanguíneo a través de las arterias coronarias e inducir así la isquemia. La estrechez de una arteria coronaria principal en más del 50% altera el flujo sanguíneo en situaciones de mayor demanda de oxígeno. La alteración patológica más frecuente en este sentido, es la ateroesclerosis. La patogenia de la ateroesclerosis incluye la lesión vascular y las respuestas subsecuentes a esta lesión. La lesión vascular puede dividirse en tres tipos: Tipo I. Cuando existe alteración en la función de la célula endotelial. Puede ser causada por estrés mecánico (flujo turbulento) y por hipercolesterolemia. Tipo II. Cuando se produce denudación endotelial y daño de la íntima. En esta lesión se produce agregación plaquetaria. Se liberan varios factores de crecimiento y vaso-activadores desencadenándose un proceso que puede romper la cubierta delgada de una lesión ateroesclerótica con un núcleo lipídico importante. Tipo III. Además de lo establecido en la lesión tipo II se presenta daño a la media. Cuando se rompe una lesión lipídica se causa una lesión tipo III, con formación de trombos de gran tamaño que pueden ser oclusivos (generando un infarto) no oclusivos (angina inestable).

Palabras clave:

2005-03-18   |   749 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 48 Núm.2. Marzo-Abril 2005 Pags. 66-68 Rev Fac Med UNAM 2005; 48(2)