Fragmento

Uno de los grandes retos de la medicina clínica es identificar lo más pronto posible la patología para brindar un tratamiento oportuno y, en consecuencia, mejorar la calidad de vida de los pacientes. Esto es especialmente importante en los casos oncológicos, en los cuales el deterioro y el dolor son muy comunes. El dolor merma el estado físico de quien lo padece y obliga al médico a acelerar el tratamiento de raíz con respaldo de medicamentos de sostén. De ahí la enorme relevancia de conocer con detalle los fundamentos clínicos de las patologías, en este caso de las oncológicas. Debido a la gran cantidad de síntomas neoplásicos y sus diferentes orígenes, se han dividido para su estudio en: digestivos, neurológicos, torácicos, músculo-esqueléticos, hematológicos, cutáneos, infecciosos, complicaciones nefrourológicas e infertilidad. En este artículo se abordará el tema de los síntomas digestivos, que son los más comunes y diversos, afectan a la mayoría de los pacientes, son incapacitantes y representan una de las causas más usuales de abandono del tratamiento.

Palabras clave:

2005-09-07   |   617 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 3 Núm.10. Junio 2005 Pags. 5-10 Dol Clin Ter 2005; III(10)