Fragmento

El virus de la viruela se utilizó inicialmente como una arma biológica durante la guerra contra los indios americanos por los británicos en el norte de América (1754-1767); distribuyeron entre los indios americanos sábanas contaminadas de pacientes con viruela, y se causó la muerte en más del 50% de las tribus indígenas. Posteriormente, con el descubrimiento de la vacuna por Edward Jenner en 1796 y la práctica de variolización, disminuyó considerablemente el uso de la viruela con fines bioterroristas. Cuando se erradicó la enfermedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio orden de destruir todas las reservas que tuvieran los laboratorios del virus variola y los gobiernos acordaron mantener reservas del virus vivo únicamente en dos laboratorios seguros, uno en el CDC Atlanta, otro en Moscu, Rusia. En 1999 la OMS recomendó la destrucción completa de las reservas restantes del virus, pero fue objetada por algunos científicos de Estados Unidos, quienes justificaron la conservación del virus para fines de investigación, del desarrollo de nuevas vacunas y tratamientos para la enfermedad.

Palabras clave:

2005-09-30   |   1,546 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 26 Núm.4. Julio-Agosto 2005 Pags. 206-212 Acta Pediatr Méx 2005; 26(4)