Resumen

Para manejar la enfermedad coronaria se ha utilizado tratamiento médico y quirúrgico. Este último es el más utilizado y con él pueden realizarse diferentes procedimientos, como angioplastia coronaria transluminal percutánea y revascularización miocárdica. Para la operación de revascularización pueden utilizarse diversos conductos arteriales o venosos. Los conductos más utilizados son: arteria torácica interna, vena safena interna, arteria radial, arteria gastroepiploica derecha, arteria cubital y, en raras ocasiones, las arterias esplénica y epigástrica inferior. La cuidadosa selección del conducto a usarse es el factor más importante en la supervivencia del paciente.

Palabras clave: Conductos vasculares cirugía de revascularización miocárdica.

2006-01-26   |   3,020 visitas   |   5 valoraciones

Vol. 7 Núm.29. Octubre-Diciembre 2005 Pags. 222-225 Med Univer 2005; 7(29)