Mensaje de clausura

Autor: Tena Tamayo Carlos

Fragmento

Gracias por concederme el uso de la palabra, lo que me permite efectuar una conclusión muy general. Ayer empezamos diciendo que errar es humano, y pareciera que tenemos que reconocer que no reconocerlo es doblemente humano. Considero que ahí está un mensaje, creo que todos o la mayoría de los ponentes hablaron de que no hay forma de estar reconociendo fácilmente los errores, seguramente que tiene que ver con nuestra condición de humanos. El otro concepto central que se estuvo manejando durante estos dos días es el error médico y creemos que después de haber escuchado en varias ponencias, que el error médico es un error multifactorial, entonces ya no podemos seguir hablando de error médico como un término generalizado, porque finalmente, como nos lo platicó y planteó el doctor Lifshitz, en el error intervienen un sinnúmero de actores para que el daño al paciente ocurra. Entonces no podemos seguir hablando de error médico, el proponía que en lugar de hablar de iatrogenia, se hable de comiogenia o comiogénico, que se refiere al error producido por médicos, enfermeras, técnicos, personal administrativo, personal de apoyo, farmacéuticos, productores de medicamentos, material de curación, administradores o políticos de la salud.

Palabras clave:

2006-02-01   |   4,185 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 14 Núm.37. Octubre-Diciembre 2005 Pags. 85-86 Rev CONAMED 2005; 11(4)