Fragmento

Declaración universal de los derechos humanos: “Todos los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad” Esta frase ha sido aceptada por todos los Estados; sin embargo, en el mundo dista mucho de llevarse a cabo este precepto. No cabe duda que la familia es el eslabón más importante para el funcionamiento correcto de las sociedades; sin ella se comprende que ocurrirá el deterioro social. Lamentablemente el núcleo familiar ha ido sufriendo cambios en su estructura que lo han deteriorado. La modernización, la globalización y el aumento de pobreza mundial han propiciado mayor violencia urbana y rural; consecuentemente, aumento de la inseguridad ciudadana dentro y fuera del ámbito familiar. A la pobreza económica se agrega la degradación de los valores morales, lo cual conduce a la descomposición de la sociedad y da lugar a la aparición de conductas de tipo aberrante en todos los ámbitos. Esto repercute sobre todo en el hogar donde surgen los conflictos entre sus constituyentes; esto a su vez conduce a diversas formas de agresión, de magnitud variable, lo que ha recibido la designación de “violencia doméstica”, “violencia familiar” o “violencia intrafamiliar” (VIF).

Palabras clave:

2006-04-01   |   1,171 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 27 Núm.1. Enero-Febrero 2006 Pags. 50-52 Acta Pediatr Méx 2006; 27(1)