Sobre tu lado oscuro

Autor: Garza Pérez Jesús

Fragmento

“Estaba la noche sentada sobre su cóccix, meditando. Me creen lejana, inhóspita, socia de la muerte, amiga del mal y de las tinieblas, pero no es así; soy la hermana mayor del día y hay en mi lugar más soles que el único que ven ustedes al mediodía. La noche quiso mostrar su poder al pasarle Luciferina al primer ser vivo que se le atravesara, y lo hizo, con lo que ahora conocemos como luciérnagas; sin embargo, las luciérnagas comprendieron que los curiosos o los agresivos podrían acabar con ellas, prefirieron cintilar en la modesta discreción, para sobrevivir”. Así nos cuenta Mario Satz en alguno de sus libros y ¡cuánta profundidad y sabiduría encuentro en este relato! Dentro de nuestra infinita ignorancia se encuentra el potencial de descubrir el por qué, la causa, la razón de todas nuestras desgracias o de todos los fenómenos y procesos constructivos. Si encendiéramos la luz de nuestra inteligencia introspectiva, de nuestro discernimiento, comenzaríamos nuestro camino por el sendero que nos llevaría a saber el porqué de nuestro mal carácter, nuestros malos hábitos y costumbres, de nuestras preocupaciones, de nuestra soledad, de nuestro vacío interior, de las causas de nuestra infelicidad y angustias.

Palabras clave:

2006-08-31   |   1,563 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 3 Núm.8. Enero-Abril 2006 Pags. 42-43 Revista AVANCES 2006; 3(8)