Síntomas depresivos en el embarazo y factores asociados en pacientes de tres instituciones de salud de la ciudad de México

Autores: Lara Cantú Ma. Asunción, Navarro Guzmán Claudia, Navarrete Laura Elena, Cabrera Alejandra, Almanza Muñoz José de Jesús, Morales Carmona Francisco A., Juárez García Francisco

Resumen

Antecedentes: La depresión es una condición frecuente en el embarazo, por lo menos tan frecuente como en las mujeres que no están embarazadas. Estudios sobre su prevalencia por medio de entrevistas estructuradas muestran tasas de dos a 21% de depresión mayor y las escalas de síntomas arrojan cifras de entre ocho y 31%. En México la prevalencia se ha estimado en 22% con base en una escala de autorreporte. Entre los factores de riesgo de depresión en el embarazo se encuentran historia previa de depresión, separación de los padres en la infancia, ser madre soltera, no desear estar embarazada, falta de apoyo social y baja escolaridad. Debido a las consecuencias que tiene la depresión sobre el proceso del embarazo y a los pocos estudios que existen en nuestro país a este respecto, el objetivo del trabajo fue investigar la prevalencia de sintomatología depresiva en mujeres embarazadas, así como los factores de riesgo asociados a la misma. Material y métodos: Se entrevistó en salas de espera a 300 mujeres embarazadas que buscaban atención prenatal, en tres instituciones (un hospital de tercer nivel, un centro de salud y una clínica de especialidades de la mujer). El instrumento incluyó una escala de depresión (CES-D) y los siguientes factores de riesgo: síntomas previos de depresión, separación de los padres antes de los 11 años, posible depresión y consumo problemático de alcohol en los padres, embarazo no planeado y apoyo social. Resultados: De las entrevistadas 30.7% mostró sintomatología depresiva significativa (CES-D >16) y 59% mencionó haber padecido estos síntomas en el pasado. Algún nivel de discapacidad en el último mes fue manifestado por 19% de quienes mencionaron haber presentado sintomatología el mes anterior. La media de días en que no pudieron hacer sus actividades diarias, trabajar o asistir a la escuela fue de 11.21 (DE = 10.68), con un rango de uno a 30 días. Es importante mencionar que 7 mujeres (21.2%) dijeron haber dejado sus actividades por este motivo todos los días del mes anterior. En cuanto a la ideación suicida alguna vez en la vida, la mitad dijo haber pensado mucho en la muerte, una cuarta parte haber deseado morir, cerca de una quinta parte tuvo la intención de quitarse la vida y 7.7% se ha herido con el fin de quitarse la vida. Durante el último mes, las frecuencias de estas conductas disminuyeron considerablemente a casi cero y sólo “pensar mucho en la muerte” fue frecuente (18%). Las variables que se asociaron con dichos síntomas fueron: síntomas previos de depresión (t = - 4.40, p > 0.000); separación del padre antes de los 11 años (t = -2.68; p > 0.008); posible depresión en la madre (t = -3.24; p > 0.001), posible depresión en el padre (t = -2.41, p > 0.016), consumo problemático de alcohol en el padre (t = -2.23, p > 0.040); embarazo no planeado (t = -2.43, p > 0.015), falta de apoyo social emocional (t = 2.87, p > 0.004) y falta de apoyo social práctico (t = 2.94, p > 0.005). La evaluación de un modelo incluyendo estos factores sobre la sintomatología depresiva mediante regresión logística utilizando el método por pasos, mostró que las siguientes variables fueron significativas: la posible depresión en la madre, que incrementa el riesgo de presentar depresión en el embarazo en 0.8 veces, la sintomatología depresiva previa, que lo aumenta en 1.08 veces, la falta de apoyo social práctico, que lo incrementa 1.71 veces y no tener pareja, con un incremento de 1.51 veces. Conclusiones: Casi una tercera parte de las embarazadas mostró sintomatología depresiva significativa la cual se asoció a diversos factores psicosociales de riesgo previamente documentados en la bibliografía internacional. Existen similitudes en la depresión durante el embarazo y en otros momentos de la vida, pero en este periodo tiene particular importancia debido a las nuevas demandas que en este momento enfrenta la mujer y a los efectos adversos que la depresión tiene sobre el desarrollo del embarazo, así como al elevado riesgo de presentar depresión en el posparto.

Palabras clave: Depresión embarazo factores de riesgo.

2006-09-29   |   3,216 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 29 Núm.4. Julio-Agosto 2006 Pags. 55-62 Salud Ment 2006; 29(4)