Cómo los estudios del proceso de la reproducción contribuyeron a la parición de la neuroendocrinología

Autores: Zárate Treviño Arturo, Saucedo García Renata, Hernández Valencia Marcelino

Resumen

Geoffrey W. Harris, inspirado por Francis H. Marshall, inició los estudios experimentales encaminados a demostrar una conexión vascular entre el hipotálamo y la adenohipófisis, con los neuropéptidos como mensajeros. Esto confirmó su teoría de que el mecanismo consiste en que las fibras nerviosas del hipotálamo liberan sustancias hormonales en los capilares del plexo primario en la eminencia media, y que estas sustancias son acarreadas por los vasos de la circulación portal para excitar o inhibir las células de la pars distalis de la hipófisis. Esta teoría colocó al hipotálamo como la estructura fundamental para entender el enlace del cerebro con la hipófisis. Más adelante se conoció la estructura de las neurohormonas, en particular la encargada de producir gonadotropinas; de esta manera, fue posible adentrarse en los procesos implicados en la reproducción. Así nació la neuroendocrinología, gestada por las investigaciones de la reproducción en animales, incluido el hombre. La purificación, secuenciación y síntesis de la hormona reguladora de la producción de FSH y LH han permitido estudiar con mayor precisión la fisiología y las alteraciones del circuito neuroendocrino.

Palabras clave: Neuroendocrinología hipotálamo hipófisis GnRH.

2006-10-02   |   1,260 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 74 Núm.7. Julio 2006 Pags. 383-388 Ginecol Obstet Méx 2006; 74(7)