Reflexiones acerca de la evolución de la propedéutica y el método clínicos

Autores: Domínguez Eljaiek Carlos Felipe, Durán García Francisco Alberto, Romero Calzado Diana

Fragmento

En Medicina, la enseñanza comienza cuando el alumno decide estudiar la carrera y culmina cuando deja de ejercerla. En la práctica clínica, la docencia permite vincular al estudiante desde los primeros años de aprendizaje con lo que va a desarrollar en un futuro, de forma que le garantiza ir adquiriendo paulatinamente la experiencia necesaria y fortaleciendo su vocación por desempeñarla. El objetivo primordial de la carrera es formar a un profesional con las habilidades, conocimientos y valores indispensables para actuar con un perfil amplio, capaz de enfrentar los problemas sanitarios de la población a la cual atenderá y solicitará apoyo para aplicar y cumplir los programas de salud en el territorio. Este médico general básico irá obteniendo los conocimientos en 2 etapas fundamentales de su preparación: en el ciclo básico, donde se provee de los elementos concernientes a Anatomía, Fisiología e Histología, entre otras asignaturas, que consolidarán las bases para incorporar las correspondientes al ciclo clínico a partir del tercer año. Una de las asignaturas del ciclo clínico es la Propedéutica Clínica. Según el diccionario terminológico de ciencias médicas, el vocablo procede de pro y la palabra griega paideutike o referente a la enseñanza, que significa en esencia: instrucción preliminar a una enseñanza más completa. Deviene, sin duda alguna, la asignatura madre de la enseñanza de la Medicina, pues no se concibe una preparación completa en ninguna de las ramas que se desprenden de ella si no hay un conocimiento consolidado al respecto, dado que se encarga de proporcionar las habilidades teórico- prácticas imprescindibles para desarrollar el método clínico, que es el que todos los médicos asistenciales utilizan diariamente en el proceso del diagnóstico individual de un enfermo y que pasa por varias etapas sucesivas, a saber: formulación del problema por el paciente, búsqueda de la información por el médico a través del interrogatorio y reconocimiento físico, planteamiento de las hipótesis diagnósticas, contrastación de estas por medio de los exámenes complementarios y comprobación final del diagnóstico.

Palabras clave:

2006-10-20   |   901 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 10 Núm.1. Enero-Marzo 2006 Pags. Medisan 2006; 10(1)