La mentira en la medicina práctica

Editoriales 

Autor: Quijano Narezo Manuel

Fragmento

Pasaron recientemente en la televisión la serie de películas “Los diez mandamientos” del director polaco Kieslowsky, (autor de “La doble vida de Verónica, y la trilogía Azul, Blanco y Rojo, colores de la bandera francesa y alusión a los ideales de libertad, igualdad y fraternidad); el episodio quinto de los Mandamientos, “No matarás”, fue premiado en Cannes y ganó en EUA el Oscar al mejor film extranjero. Todos los episodios de los mandamientos son magníficos pero la interpretación del autor es a veces ambigua. Como uno de los mandamientos es “No mentirás” (recordemos que San Agustín no admite ni siquiera la “mentira piadosa”) se me ocurre hoy discurrir un poco sobre el asunto, puesto que en la práctica clínica diaria, nos vemos obligados muy frecuentemente a mentir o al menos ocultar la verdad, y resaltar el hecho de que, en mi opinión, hay una diferencia de comportamiento con los pacientes. entre los médicos “latinos” y los “anglo-sajones”. Estos últimos predican y aseguran que siempre dicen la verdad aun en aquellos casos en que existe una gran incertidumbre y en los que, consecuentemente, se trataría de una verdad relativa… (como igualmente la “mentira” sería relativa). Y aquí se me ocurre advertir algo derivado de mi actual condición de elaborador de editoriales, que no escritor: la palabra mentira confunde y embrolla todo. El que miente falsifica la verdad en interés de algo, casi siempre un interés propio y hasta sórdido. El médico que niega a una persona que tiene cáncer o que su insuficiencia coronaria no es de pronóstico fatal próximo, no dice la verdad pero tampoco miente, dice algo mas importante que la verdad literal.

Palabras clave:

2006-10-24   |   343 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 49 Núm.4. Julio-Agosto 2006 Pags. 135-136 Rev Fac Med UNAM 2006; 49(4)