El virus del papiloma humano (HPV), agente viral importante precusor de la mayoría de las displasias o cáncer cervical

Autores: Consuegra Mayor Claudia Patricia, Molina Campo Diana, Egea Bermejo Eduardo Alberto, Garavito de Egea Gloria

Resumen

Una de las patologías más frecuentes con la que el hombre ha tenido que luchar en las últimas décadas es el cáncer. Los países industrializados y aun aquellos en vía de desarrollo se han dado a la tarea de combatir el cáncer, han hecho grandes esfuerzos e invertido cantidades de dinero con el propósito de conocer el origen y seguimiento de esta enfermedad y buscar alternativas que ayuden a erradicarla o a limitarla. Son impresionantes los datos recientes respecto al origen del cáncer a nivel molecular y se conocen con más precisión los procesos de progresión, invasión y metástasis tumoral. Todos estos experimentos han podido dilucidar algunos factores potenciadores o estimuladores para la aparición de esta enfermedad. El cáncer de cuello uterino es el segundo cáncer más común en la mujer después del cáncer de mama, y existe un desproporcionado aumento del cáncer cervical en mujeres jóvenes. Como el cáncer de cuello uterino se desarrolla en mujeres más jóvenes que el de mama, es una de las neoplasias malignas más devastadoras y es el principal cáncer genital femenino en los países en desarrollo. En Colombia es la segunda causa de mortalidad femenina. Desde hace más de 100 años se ha considerado que el cáncer cervical tiene una causa infecciosa. Posteriormente se demostró que los virus del papiloma humano (HPV, por su sigla en inglés human papillomavirus) contribuyen directamente en la carcinogénesis. Es de anotar que el HPV es causa necesaria para el desarrollo del cáncer de cérvix, pero no es suficiente, ya que otros factores están involucrados en la progresión de infección a cáncer.

Palabras clave: Virus del papiloma humano (VPH) displasia cáncer cervical.

2006-10-30   |   5,403 visitas   |   2 valoraciones

Vol. 19 Núm.2. Julio-Diciembre 2004 Pags. 3-13 Salud Uninorte 2004; 19(2)