Adenomas hipofisiarios

Autor: Núñez Orozco Lilia

Fragmento

La hipófisis es nuestra glándula maestra que tiene una enorme importancia para nuestro equilibrio hormonal y homeostático en general, pesa alrededor de 10 g y mide poco más de 1 cm de diámetro. Su porción anterior, la adenohipófisis, conformada por varios tipos celulares con la función específica de producir una hormona en especial, puede ser asiento de tumoraciones habitualmente benignas, llamadas adenomas hipofisiarios que, si bien constituyen solamente 10% de todos los tumores intracraneales, significan un área de confluencia de intereses muy grande para diversos especialistas: endocrinólogos, neurólogos, neurocirujanos, neurorradiólogos, radioterapeutas, neuropatólogos, quienes en ésta tan pequeña porción anatómica vuelcan su fascinación por encontrar las formas mejores de diagnosticar y tratar esos tumores. Se ha reportado que los adenomas hipofisiarios constituyen de 10 a 15% de todos los tumores intracraneales, tienen una prevalencia en autopsias de 10 a 20%, su frecuencia aumenta con la edad y hasta 20% tiene adenomas a los 80 años. De todos los adenomas, solamente de 6 a 8% agrandan la silla turca y 2-8 en 100,000 individuos por año buscan atención médica por sintomatología hormonal o de compresión, sin embargo, de todos aquellos casos que clínicamente son sugestivos de adenoma, 9-10% no lo son, de ahí la necesidad de hacer un adecuado diagnóstico diferencial con muchas otras alteraciones que se presentan en la región sillar, originadas en cualquiera de las importantes estructuras vecinas: vía visual (nervios ópticos, quiasma, cintillas ópticas), hipotálamo, senos cavernosos, meninges. Clínicamente, la presentación de los adenomas puede deberse a hiperproducción hormonal, a compresión de la hipófisis sana y consecuente disminución de su función o a compresión de las estructuras vecinas.

Palabras clave:

2007-01-17   |   3,187 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 7 Núm.6. Noviembre-Diciembre 2006 Pags. 530-531 Rev Mex Neuroci 2006; 7(6)