Fragmento

Introducción La microcirugía clínica lleva en el mundo más 30 años de evolución y abarca campos tan diversos como la Cirugía Plástica y Reparadora, Cirugía de Cabeza y Cuello, Urología, Ginecología y Neurocirugía. Como toda nueva técnica, la microcirugía desde sus inicios a fines de los 60s ha pasado por varias etapas de desarrollo, maduración y refinamiento. Las tasas de éxito en estas cirugías han ido en aumento debido fundamentalmente a la experiencia ganada por la práctica constante, a refinamientos en la técnica y a adelantos tecnológicos. En la actualidad las tasas de éxito son muy elevadas con índices de trombosis microvascular de 9.9% y de falla del colgajo de 4.1%, lo que ha masificado su aplicación clínica. Todo lo anterior hace de vital importancia para su implementación clínica la disponibilidad de un laboratorio y de un programa adecuado de entrenamiento. En la práctica microquirúrgica inicial, disponer de un lugar con las condiciones y los dispositivos necesarios para aprender estas técnicas es fundamental. Los primeros pasos en este campo enfrentan al microcirujano a una serie de elementos que le son ajenos, a pesar de que éste tenga experiencia previa en cirugía convencional. El personal adecuado, los animales de experimentación, los medios de magnificación, los instrumentos y las suturas microquirúrgicas son algunos de estos elementos cuya implementación en nuestro medio es difícil por su compleja organización y elevados costos.

Palabras clave:

2007-01-27   |   1,126 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 57 Núm.5. Septiembre-Octubre 2005 Pags. 366-372 Rev Chil Cir 2005; 57(5)