Secuelas de la trombosis venosa profunda de las extremidades inferiores luego de un tratamiento anticoagulante controlado

Autores: Bombin F Juan, Kotlik A Alejandro, Díaz G Alejandra, Vera O Ruth, Contreras T Jaime, Vásquez Z Darío

Resumen

Objetivo: Con el fin de evaluar la eficacia de la anticoagulación “clásica” en prevenir las secuelas en el sistema venoso profundo luego de un primer episodio de trombosis venosa profunda (TVP), se efectuó un año después un control clínico y con ecodoppler color, a pacientes que habían sufrido una TVP tratada con Heparina y anticoagulante orales. Material y método: Sesenta y dos pacientes (47 mujeres y 15 varones, promedio de edad 53.5 años) fueron ingresados en el Hospital Dr. Eduardo Pereira de Valparaíso durante el episodio inicial de trombosis confirmada con ecodoppler color y tratados con heparina sódica o de bajo peso molecular. Luego se les sometió a un prolongado tiempo de tratamiento anticoagulante oral (TACO) controlado. Fueron clasificados en trombosis distales 13 pacientes (21%), fémoro-poplíteas 21 pacientes (33.9%) e ilio-fémoro-poplíteas 28 pacientes (45.2%). Se constató el tiempo transcurrido entre el comienzo de los síntomas y el inicio del tratamiento con heparina con un promedio de 9.8 días. Se evaluó también el grado de eficacia anticoagulante del TACO según el número de controles con un Internacional Normalized Ratio (INR) eficaz sobre 2.0. Se encontró un buen TACO en 40 pacientes (64.5%) (INR eficaz sobre el 75% de los controles), un TACO regular en 12 pacientes (19.4%) (INR eficaz menor del 75%, pero mayor del 50% en los controles) y un TACO malo en 10 pacientes (16.1%) (INR eficaz en menos de la mitad de los controles). Resultados: Entre 9 meses y un año después se efectuó un control clínico y con ecodoppler color a todos los pacientes. La evaluación clínica se realizó según la clasificación de Casanueva del Síndrome Post-trombótico. Veinticuatro pacientes (38.7%) de los pacientes se encontraban asintomáticos (grado 0), 30 (48.4%) presentaban sólo edema (grados 1 y 2), 4 (6.5%) presentaban edema y várices secundarias (grado 3) y 4 pacientes (6.5%) presentaban además lipodermatoesclerosis o úlcera de la pierna (grado 4). Las secuelas evaluadas con ecodoppler color fueron la insuficiencia valvular, la obliteración venosa y otras lesiones, como fibrosis parietales, bandas fibrosas intraluminales y estenosis con flujo venoso parcial. En 11 casos (17.7%) no se encontró ningún signo de daño venoso profundo, en 28 casos (45.7%) existía estenosis u obliteración venosa, 12 pacientes (19.4%) tenían insuficiencia valvular y en 11 casos (17.7%) existían ambos tipos de daños en sus venas profundas. Se encontró asociación estadísticamente significativa entre la presencia de secuelas clínicas y TVP ilio-femoral (p= 0.0047) y la ausencia de secuelas clínicas y TVP distal (p= 0.0025). No se encontró asociación con significación estadística entre secuelas clínicas o en el ecodoppler con la edad avanzada, inicio precoz del tratamiento con heparina, buen control del TACO o sexo masculino. Por su parte, el hallazgo de signos de daño post-flebítico en el ecodoppler se asoció significativamente con la presencia de secuelas clínicas (p= 0.0001).

Palabras clave: Trombosis venosa profunda secuelas tratamiento anticoagulante.

2007-01-27   |   20,245 visitas   |   2 valoraciones

Vol. 57 Núm.4. Julio-Agosto 2005 Pags. 311-319 Rev Chil Cir 2005; 57(4)