Resumen

El tratamiento de los linfomas primarios del estómago (LPE) ha sido por largo tiempo controversial. Los esquemas empleados van desde la cirugía sola o asociada a quimioterapia, quimio-radioterapia y últimamente quimioterapia exclusiva. La baja frecuente de la enfermedad no permite el desarrollo de grandes series randomizadas. Entre 1981 y el 2001 hemos seguido prospectivamente una serie de 70 pacientes con LPE tratados con cirugía sola o asociada a quimioterapia según el estadio, y cuyos resultados comunicamos con el objeto de que sirvan como referencias nacionales para la comparación con otras modalidades terapéuticas. Se trata de 70 pacientes sintomáticos diagnosticados mediante endoscopia, biopsia endoscópica y de médula ósea, y etapificación según la clasificación de Ann Arbor. Se practicaron gastrectomías tipo D2 sin esplenectomía. Cuando el compromiso linfonodal fue histológicamente confirmado se agregó un esquema de ciclofosfamida-doxorrubicina-vincristina y prednisona en 6 ciclos. Los pacientes fueron seguidos prospectivamente con una media de 89 meses. Se evaluaron los resultados inmediatos y la sobrevida según el método de Kaplan-Meier. El estado postoperatorio fue medido según la clasificación de Visick. Los LPE constituyeron el 4.5% de los tumores gástricos operados en ese período. La localización más frecuente fue el tercio distal (37%). La forma macroscópica más frecuente fue el tipo Bormann III con un 21.4%, presentándose como ulceraciones múltiples solo en un 9%. En 21.4% el diagnóstico fue inicialmente confundido con carcinoma. Dos pacientes corresponden a linfomas MALT que no respondieron a erradicación de H. pylori. Un paciente fallece en postoperatorio tras ser operdo por hemorragia exanguinante (1.4%). De la serie 43% corresponden a Etapas I, 18.5% a Etapa II, y 38.5% a II2; 26% son de bajo grado histológico y 74% de alto grado. La sobrevida a 5 años fue de 96% para la etapa I y 74.3% para la II (p= 0.0056). La sobrevida de los de bajo grado fue de 91.6% y los de alto grado 76.4% (p= 0.028). La mejor sobrevida fue para los pacientes con tumores de bajo grado y etapa I (98%) y la peor para aquellos de alto grado etapa II (63%). Después de gastrectomía total y subtotal el 38% y 89% está en Visick 1 respectivamente.Aunque han aparecido terapias no resectivas la cirugía sigue teniendo un rol terapéutico importante en los LPE dado que proporciona una etapificación fidedigna, constituye terapia exclusiva en etapa I, evita complicaciones como son la perforación y sangrado y tiene morbimortalidad que se compara favorablemente con las otras modalidades terapéuticas.

Palabras clave: Linfomas gástricos resultados tratamiento.

2007-03-22   |   1,372 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 56 Núm.2. Marzo-Abril 2004 Pags. 132-136 Rev Chil Cir 2004; 56(2)