Genética:

el estado del arte 

Autor: Rittler Mónica

Fragmento

La casi total erradicación de enfermedades infecciosas y nutricionales, primordialmente ambientales, en el mundo industrializado, convirtió a las enfermedades crónicas "comunes", como cáncer, hipertensión y diabetes, en la principal causa de morbi-mortalidad. Por otra parte, el sistemático fracaso en los intentos de lograr un tratamiento eficaz para estas enfermedades, probablemente constituyó el factor decisivo en el auge de la genética en la última década. El proyecto genoma humano A pesar de que existen numerosas patologías, tanto pediátricas como de adultos, cuya etiología es predominantemente genética (mendelianas o monogénicas), no es a través de ellas ni de sus mecanismos que la genética hace su principal aporte a la patología. Toda enfermedad, por más "ambiental" que parezca, tiene un componente genético. Diabetes, patología cardiovascular, cáncer y muchas enfermedades mentales crónicas, todas ellas englobadas como "comunes", no son estrictamente hereditarias, pero hay amplia evidencia, basada en estudios familiares, de la importante influencia que la herencia tiene en todas ellas (Collins y McKusick, 2001). De hecho, para estas enfermedades, el principal predictor de riesgo es la historia familiar. Este conocimiento no es nuevo, lo novedoso es su aplicabilidad práctica. En el pasado, la única alternativa consistía en adecuar los controles médicos a la historia familiar. Hoy, la posibilidad de descubrir las bases moleculares de estas enfermedades, permitirá la identificación de, y la consiguiente acción sobre, los factores ambientales que interactúan con la constitución genética subyacente.

Palabras clave: Enfermedades infecciosas enfermedades nutricionales enfermedades crónicas genoma humano.

2007-03-30   |   620 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 22 Núm.2. Abril-Junio 2003 Pags. 82-95 Rev Hosp Mat Inf Ramón Sardá 2003; 22(2)