Hiperkalemia, diagnóstico y tratamiento

Autores: Voyer Luis A, Alvarado Caupolican

Fragmento

En el ionograma, los valores de potasio en el suero son mayores que en el plasma por la liberación que ocurre desde las células durante la coagulación; los valores suelen ser entre 0.2 y 0.9 mM/l superiores. También los valores de potasio varían con la edad. En el ionograma sérico, en menores de 12 meses se dan valores de hasta 6 mM/l. Las concentraciones más elevadas de potasio plasmático se dan en el recién nacido de 30 a 32 semanas de gestación y durante la primera semana: 6.5 + 0.5 (`C + DE). Estos valores van descendiendo en las tres semanas siguientes hasta llegar al mes a 5.0 + 0.5. Después del año de edad, los valores normales son 4.3 + 0.4 mM/l (`C + DE) lo que da una dispersión, con 2 DE, de 3.5 a 5.1 o con 3 DE de 3.1 a 5.5 mM/l. Con estos valores se ha enunciado también como normal una dispersión tomando 2 DE por abajo y 3 DE por arriba de la media: 3.5 a 5.5 mM/l. Podemos así considerar hiperkalemias a los valores plasmáticos superiores a 5.5 mM/l, aunque los valores de 5.2 o superiores también pueden significar hiperkalemias si se repiten y atendiendo al resto del cuadro clínico y humoral. En el primer año de vida, el diagnóstico de hiperkalemia se hará con potasios plasmáticos mayores de 6 mM/l. Son hiperkalemias leves, en general inferiores a 6.5 mM/l, las que no presentan alteración electrocardiográfica; moderadas, en general entre 6.6 y 8 mM/l, las que presentan alteración electrocardiográfica de onda T alta y picuda e hiperkalemias graves las superiores a 8 mM/l (pueden registrarse hasta 11 mM/l) o inferiores pero con alteraciones electrocardiográficas, además de la onda T alta y picuda, anormalidades en el complejo QRS, bloqueo o fibrilación ventricular hasta el paro en diástole.

Palabras clave:

2007-09-07   |   11,961 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 98 Núm.5. Septiembre-Octubre 2000 Pags. 337-344 Arch Argent Pediatr 2000; 98(5)