Tratamiento endoscópico de la neurocisticercosis intraventricular

Autores: Ramírez Ceballos Jose Antonio, Marquéz Castillo Rosa Magdalena

Resumen

Objetivos: La neurocisticercosis, en una patología endémica en México como en otros países subdesarrollados, la gran variedad de localización y sintomatología en Neurocisticercosis (NCC) requiere de un tratamiento individualizado, médico, quirúrgico o la combinación de ambos. Nosotros presentamos nuestra experiencia en el tratamiento neuroendoscópico de la cisticercosis ventricular. Material y Método: Se diagnosticaron 27 casos de NCC, 12 masculinos y 15 femeninos; entre agosto del 2005 y abril del 2007, 18 de localización parenquimatosa y 9 intraventricular e hidrocefalia secundaria a la NCC: 2 en el III ventrículo, 2 en IV ventrículo, 4 en ventrículos laterales y 1 en cisternas pre-mamilar y pontina, todos con estudios de TCC e inmunológicos. El tratamiento fue por endoscopía, utilizando el endoscopio rígido o flexible según la localización. Evaluamos la persistencia de hidrocefalia y colocación de derivaciones externas así como el tratamiento médico corto plazo con prazicuantel. Resultados: Los pacientes con NCC parenquimatosa recibieron tratamiento médico y Los pacientes con NCC intraventricular se trataron quirúrgicamente por endoscopia, 7 con endoscopio rígido y 2 con endoscopio flexible, debido a la localización de los quistes; en 1 caso persistió la hidrocefalia a pesar de estar permeable la tercer-ventriculostomía endoscópica (TVE) y en dos casos no se efectuó la TVE debido a un proceso inflamatorio intenso de las paredes ventriculares y del piso del III ventrículo que no permite identificar las estructuras anatómicas, por lo que se les coloca un sistema derivativo (Gráfico 3). Todos recibieron tratamiento médico en el periodo postquirúrgico con prazicualtel y se les hizo seguimientos de 6 a 24 meses posterior a la cirugía sin evidencia tomográfica de hidrocefalia. Conclusión: El tratamiento de NCC ventricular por vía endoscópica ha resultado un buen abordaje quirúrgico que nos permite explorar adecuadamente las cavidades ventriculares ya sea con el endoscopio rígido o flexible, auxiliados de una pinza de biopsia para extracción los cisticercos. Este tratamiento mejora el pronóstico y evolución clínica de los pacientes, ya que en la mayoría evita la colocación de sistemas derivativos y en aquellos caso que lo requieren, disminuye el riesgo de reintervenciones quirúrgicas (Gráfico 3).

Palabras clave: Neuroendoscopía neurocisticercosis hidrocefalia.

2008-03-24   |   4,323 visitas   |   8 valoraciones

Vol. 9 Núm.4. Octubre 2007 Pags. 107-113 Rev Neurocir 2007; 9(4)