Fragmento

La piel protege al cuerpo frente a las infecciones. La incisión (corte) en la piel practicada para una intervención quirúrgica (operación) es un evento no natural, que rompe las barreras defensivas del organismo y tiene el riesgo de infectarse. El equipo de salud toma precauciones para prevenir las infecciones, desde el lavado escrupuloso de las manos y el uso de procedimientos e instrumental estériles (sin microorganismos) y cuando se requiere, la administración apropiada de antibióticos. En buenas condiciones generales de salud, toda herida debe cicatrizar. Cerca de la mitad de las infecciones de la herida quirúrgica se presentan durante la primera semana después de la cirugía y 9 cada 10 casos, se diagnostican dentro de las dos semanas siguientes a la cirugía, por lo que un porcentaje significativo de infecciones de la herida quirúrgica se manifiesta cuando ya el paciente ha dejado el hospital. Las infecciones de la herida quirúrgica son eventos adversos, que incrementan considerablemente los costos por: tiempo de hospitalización, administración de antibióticos y utilización de material de curación, así como los tiempos de médicos y enfermeras. Adicionalmente, aumentan el riesgo de que usted adquiera otras infecciones en el hospital (llamadas nosocomiales) que lo pongan en riesgo y se alargue su posible incapacidad para trabajar, hasta por varios meses.

Palabras clave:

2008-05-01   |   2,504 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 18 Núm.49. Enero-Marzo 2008 Pags. 47-50 Rev CONAMED 2008; 13(1)