Análisis de registros de tensión arterial en pacientes de 3-20 años por pediatras en la historia clínica electrónica

Autores: Busaniche Julio N, Eymann Alfredo M, Otero Paula, Llera Julián

Resumen

Introducción: El control de la tensión arterial (TA) es una práctica recomendada por lo menos una vez al año, para todos los niños sanos mayores de 3 años y antes de esta edad en aquellos niños con riesgo elevado de desarrollar hipertensión arterial. Los médicos pediatras cumplen en forma irregular esta recomendación. Objetivos: Conocer la prevalencia de registros de tensión arterial en una historia clínica informatizada en pacientes de 3-20 años de edad en el servicio de Clínica Pediátrica y la prevalencia de registros de TA elevados (hipertensión arterial y TA alta o prehipertensión) según sexo, edad y percentilo de talla. Población, material y métodos: Se realizó un estudio transversal, descriptivo y analítico. Se evaluaron 8.140 registros de pacientes de 3-20 años de edad atendidos al menos en una oportunidad entre enero y junio de 2005 por su médico de cabecera. Para definir hipertensión arterial, prehipertensión y registros de tensión arteriales normales se utilizó la recomendación publicada en Pediatrics 2004 Aug; 114:555-76. Resultados: A 2.723 de los 8.140 pacientes atendidos se les registró la TA (33.4%). El 76% de los registros fueron de normotensión, el 17% de prehipertensión y el 7% de hipertensión. El porcentaje de prehipertensión fue significativamente mayor en los varones (21.7% contra 13.4%) OR: 1.6 (IC 95% 1.3-1.9), en pacientes con registros de hipertensión no hubo diferencias (7.4% contra 6.8%). El 50% de los pediatras registró la TA al 9% o menos de los niños. Conclusiones: La prevalencia de registros de TA fue de un tercio en las historias clínicas electrónicas de los pacientes. Corresponde generar acciones que estimulen esta práctica.

Palabras clave: Hipertensión arterial registros médicos electrónicos atención primaria.

2008-05-20   |   1,443 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 106 Núm.3. Mayo-Junio 2008 Pags. 226-230 Arch Argent Pediatr 2008; 106(3)